Los contratos de menos de una semana se reducen casi un 20 % este verano

La Voz REDACCIÓN / EFE

ECONOMÍA

Gustavo Valiente | EUROPAPRESS

Casi la mitad de los nuevos empleos son ya indefinidos, por el tirón de los fijos discontinuos

15 ago 2022 . Actualizado a las 11:30 h.

Los contratos de duración inferior a una semana se han reducido un 18 % en los dos primeros meses de verano, junio y julio, con 659.435 acuerdos laborales de muy corta duración frente a los 804.999 registrados en el mismo período del año pasado.

Según los detalles de la estadística de contratos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), en julio se firmaron 301.038 contratos que no alcanzaron la semana de duración frente a los 396.009 del mismo mes del año pasado, antes de la entrada en vigor de la reforma laboral, un descenso del 24 %.

En cuanto a junio, este año se sellaron 358.397 contratos por una duración inferior a los 7 días, una caída del 12,3 % frente al mismo mes del 2021, cuando se firmaron 408.990.

Este descenso de los contratos de menor duración es reflejo de algunas de las medidas introducidas en la reforma laboral que entró en vigor en enero y que, por un lado, restringe el uso y modalidades de los contratos temporales y, por otro, introduce una penalización en forma de cotización adicional a la Seguridad Social para los contratos de corta duración.

«La reforma del mercado laboral ha aumentado la calidad del empleo: la temporalidad sigue reduciéndose de forma drástica, incluso en un mes como julio, donde históricamente la contratación temporal era muy elevada», destacaron desde el Ministerio de Seguridad Social en la presentación de los datos de empleo de julio.

Así, frente al descenso de la contratación temporal (especialmente de esos contratos de muy corta duración), tanto junio como julio han registrado récord de indefinidos con 1,5 millones de contratos de este tipo.

Al detalle, en julio se sellaron 783.595 contratos de trabajo de carácter indefinido, «multiplicando por cinco la media de contratación indefinida en este mes», y en julio se registraron 685.992 contratos estables.

Estas cifras suponen que cerca de la mitad de todos los contratos firmados en estos meses hayan sido indefinidos frente al 10 % que solían representar antes de la entrada en vigor de la reforma laboral.

Más de la mitad de los contratos en hostelería, indefinidos

Dentro de estas cifras se incluyen los fijos discontinuos de los que estarían tirando sectores como hostelería o agricultura para afrontar campañas y picos de temporada especialmente acusados en los meses de verano.

En total, en estos dos meses se han firmado en España 534.269 contratos en esa modalidad de fijo discontinuo: 241.590 en julio y 292.679 en junio.

Analizando por sectores, y con esa modalidad de fijo discontinuo en los indefinidos, destacan las cifras de la hostelería donde más de la mitad de los contratos firmados en julio y junio fueron de carácter estable. En julio, de los 307.015 contratos sellados en el sector, 160.581 fueron indefinidos, lo que supone multiplicar por nueve las cifras del mismo mes del año pasado cuando apenas representaban el 8 %.

En julio de 2021, de los 337.290 contratos firmados en el sector hostelero, solo 19.349 fueron indefinidos iniciales y 7.699 convertidos en otras modalidades, mientras que el resto fueron temporales.

«En verano se ha mantenido la elevada participación de las modalidades indefinidas fruto de la reforma laboral», destacaron desde CC.OO. «El contrato indefinido se ha establecido ya como la modalidad de referencia para la contratación en detrimento de los contratos temporales», incidieron desde UGT.

El mercado laboral se enfría y cierra julio en números rojos por primera vez

G. Lemos

El Gobierno había puesto la tirita antes de la herida. La semana pasada, mientras la encuesta de población activa (EPA) constataba la creación de más de 383.000 puestos de trabajo entre abril y junio, la vicepresidenta Yolanda Díaz y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, advertían que los datos diarios de afiliación en la segunda quincena de julio mostraban ya una «ralentización» del mercado laboral en la segunda quincena de julio. Y así ha sido. Por primera vez en los más de veinte años de los que hay registros, el mes cerró en números rojos, con una caída de 7.366 cotizantes (medidos en media mensual). Además, el paro aumentó en 3.230 personas, la primera subida en julio desde el 2008.

Seguir leyendo