Ayuso se rebela contra unas medidas de ahorro energético que defendió Feijoo

F. F. LA VOZ

ECONOMÍA

Julio Muñoz | EFE

La presidenta madrileña no aplicará el plan que el líder popular consideró imprescindible hace unas semanas

03 ago 2022 . Actualizado a las 13:05 h.

«Madrid no se apaga». Así anunció en redes sociales la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, su rebelión contra el plan de ahorro aprobado el lunes por el Consejo de Ministros. Ayuso avanzó que no lo acatará porque «genera inseguridad y espanta el turismo y el consumo», además de «oscuridad, pobreza, tristeza, mientras el Gobierno tapa la pregunta: ¿qué ahorro se va a aplicar a sí mismo?». Además, avanzó que estudia llevar el real decreto ley ante el Tribunal Constitucional con el ánimo de tumbarlo.

La postura de la presidenta madrileña choca de frente con la defendida hace unas semanas por el líder del PP nacional. Alberto Núñez Feijoo consideró «imprescindible» que España impulse un plan de ahorro energético «responsable y serio». El 21 de julio, el expresidente gallego afirmó: «Me parecen bien los planes que señalan límites al consumo de aire acondicionado en verano y a la calefacción en invierno. Debemos bajar el consumo innecesario y pactar con los ayuntamientos un ahorro en alumbrado nocturno en los municipios con el objetivo de estar preparados ante eventualidades de cortes o disminuciones de energía» como consecuencia de la guerra de Ucrania. El presidente de los populares valoró así la recomendación de la Comisión Europea de reducir en un 15 % el consumo de gas.

Tras la rebelión de Ayuso, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió a la clase política, a los partidos y administraciones públicas que «huyan de un comportamiento egoísta, unilateral e insolidario». Mientras, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, advirtió que el Gobierno «actuará en consecuencia» con Madrid o con cualquier comunidad que «incumpla la ley».

Por su parte, el coordinador general del PP, Elías Bendodo, trasladó su apoyo a Ayuso y al resto de responsables autonómicos, que tienen «libertad para decidir» si aplican o no el plan del Gobierno.

El conselleiro de Economía, Francisco Conde, manifestó que analizarán las medidas y criticó que no se consensuaran antes con las comunidades.

La Xunta critica que el plan no resuelve el problema energético

Fuentes de la Xunta explicaron que están analizando el real decreto y estudiando la fórmula en la que se puede aplicar, pero advirtieron: «Que las Administraciones ahorremos en energía superflua es una medida que repercutirá en el bolsillo de los contribuyentes». Criticaron que «si al Gobierno le preocupa realmente el problema energético de España no debería limitarse a cuestiones estéticas, sino afrontar de una vez los problemas de suministro que amenazan de cierre a muchas industrias y ponen en riesgo puestos de trabajo».