Los alquileres se encarecen hasta un 20 % en Galicia en el segundo trimestre

Lucía Roibás / I. C. SANTIAGO / LA VOZ

ECONOMÍA

ALBERTO LÓPEZ

Las viviendas tardan menos de una semana de media en ser arrendadas

16 jul 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La demanda de vivienda se mantiene fuerte en Galicia; y los precios, al alza. Incrementos de precios que, en el caso del alquiler, alcanzaron hasta el 15 % en el segundo trimestre. Es la conclusión que extrae la Asociación Galega de Inmobiliarias (Agalin) tras analizar el sector a través de un sondeo realizado entre todas las agencias que la integran, ubicadas en las cuatro provincias gallegas. En el capítulo de la compraventa de inmuebles, el informe recoge que durante los meses de abril, mayo y junio se mantuvo en niveles similares a los del primer cuarto del año, con un ligero descenso de la demanda respecto al mismo período del 2021.

El precio medio de la vivienda más vendida en la comunidad se sitúa entre 100.000 y 150.000 euros, aunque van ganando terreno aquellas cuyo coste se mueve entre los 150.000 y los 200.000 euros. Estas últimas protagonizaron una cuarta parte de las operaciones.

En el caso del alquiler, cuyo precio se ha encarecido entre un entre un 10 y un 20 % entre el primer trimestre y el segundo, las rentas más habituales oscilan entre los 500 y los 600 euros, aunque aumenta hasta el 13,3 % el número de viviendas que se arriendan por una cifra superior.

Agalin indica que se consolida también un cambio de tendencia en cuanto a las características de los inmuebles que están siendo demandados por los clientes. Desde el confinamiento del 2020 aumenta el número de personas que apuestan por adquirir viviendas que cuenten con espacios exteriores, como jardines, balcones y patios. Los inmuebles más vendidos tienen entre dos y tres habitaciones y cuentan con una superficie de entre 50 y 100 metros cuadrados.

Aunque no existe un perfil homogéneo de comprador, predominan los matrimonios en régimen de gananciales de entre 35 y 40 años, lo que supone un aumento en la media de edad con respecto a anteriores estudios. Más del 60 % buscan su primera residencia, aunque se incrementa también el número de interesados en adquirir una vivienda para ponerla en alquiler, hasta el 21,2 %.

El estudio revela también que prácticamente han dejado de incluirse en los contratos de alquiler las denominadas cláusulas covid, que regulaban la cuantía a pagar o las condiciones de finalización en caso de que el ocupante debiese abandonar la vivienda por motivos relacionados con el virus. El 96,7 % de los acuerdos ya no hacen mención a este aspecto.

De cara al futuro, las agencias inmobiliarias muestran preocupación por el convulso panorama internacional. Casi la mitad han detectado una influencia negativa en el mercado desde el estallido de la guerra de Ucrania, especialmente en cuanto a la dilatación de toma de decisiones por parte de los compradores. En el 46,9 % de los casos, afirman también que las condiciones para conceder préstamos hipotecarios por parte de los bancos son «más duras» que en el trimestre anterior, algo que también está frenando las compras.

A pesar de las dificultades, el tiempo medio empleado en la venta de inmuebles es de entre 60 y 90 días, mientras que las viviendas que se arriendan encuentran inquilinos, generalmente, en menos de una semana.