El tope al gas fracasa en su estreno y no consigue abaratar la electricidad

F. Fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

MARISCAL | EFE

La fuerte compensación económica a las centrales desbarata el plan de Sánchez

15 jun 2022 . Actualizado a las 19:43 h.

El mercado ibérico de electricidad, que comparten España y Portugal, estrenó este martes el mecanismo excepcional que ambos países aplicarán durante el próximo año para abaratar los precios al por mayor y, por tanto, también los minoristas que pagan los consumidores a uno y otro lado de la Raia.

La primera subasta se saldó con un abaratamiento de un 22 %. Así, el precio al que se cotizará la electricidad este miércoles (las operaciones de compra y venta se hacen con un día de antelación) será de 165,59 euros el megavatio hora, frente a los 214 del día anterior.

El mecanismo consiste en imponer un tope al precio de las ofertas que pueden realizar las centrales de ciclo combinado, carbón y plantas de cogeneración (en su mayoría usan gas, como los ciclos) en el mercado diario para vender su producción. Esas plantas solo pueden incorporar un máximo de 40 euros por megavatio hora por el gas que utilizan para generar. Aunque en el mercado ibérico, el hidrocarburo se cotiza a algo más del doble: a unos 80. Pero las centrales no perderán dinero, sino que la diferencia entre lo que les cuesta producir y el coste al que venden les será reembolsado en forma de compensación para que no funcionen a pérdidas. O sea, que por un lado se abaratará el megavatio hora al aplicarse ese tope al gas, pero por otro se incrementará para incorporar la compensación a las centrales. El ahorro será mucho mayor que el pago a las plantas y saldrá a cuenta aplicar el mecanismo, según el Gobierno.

Sin embargo, tras el estreno, «no hay mucho que celebrar», lamentó Antonio Picazo, consejero delegado de la comercializadora de electricidad Gana Energía, propiedad en su mayoría del grupo Repsol, quien se mostró sorprendido con el resultado. Y es que a esos 165,59 euros hay que sumarles la compensación a las plantas de generación, que se fijó en 59,27 euros el megavatio hora. El resultado: un precio eléctrico mayorista de 224,86 euros por megavatio hora. Más elevado incluso que el del lunes, cuando no se aplicaba todavía mecanismo alguno para abaratar el mercado. 

Claro que Picazo aclaró que, sin el tope al gas, el precio eléctrico hubiera rondado los 230 y 240 euros. En todo caso, un ahorro final más que escaso. «De momento da la sensación de que el tope no va a ofrecer rebajas significativas», valoró el experto.

Fuentes del sector explicaron que el mecanismo se estrenó en uno de los peores días del año. Con una ola de calor que ha hecho aumentar la demanda de electricidad un 5 %, con un 19 % menos de producción eólica, un 6 % de hidráulica y otro 6 % menos de fotovoltaica. Estas circunstancias han provocado que la generación con gas suponga el 40 % del total y alcance este miércoles el máximo diario del año. Y cuanto más hidrocarburo haya en el mercado, mayor será la compensación que percibirán las plantas. Esos 60 euros por megavatio hora son, de hecho, el doble de lo que calculaba el sector y han desbaratado las previsiones de abaratamiento del mercado eléctrico.

«De momento da la sensación de que el tope no va a ofrecer rebajas significativas»

Este tope al gas, que se aplicará de forma temporal hasta el 31 de mayo del 2023 con el plácet de la Comisión Europea, afectará, para bien o para mal, de forma inmediata a los consumidores que pagan la luz a precio de mercado. Como es el caso de los diez millones de clientes con tarifa regulada, vinculada a la evolución diaria de la electricidad al por mayor. También buena parte de las industrias.

Los primeros que pagarán

Estos serán los que pagarán las compensaciones a las centrales, incluidas en el precio final. Los clientes de mercado libre, unos 18 millones, en su mayoría con tarifas a precio fijo, se verán afectados por el mecanismo cuando les toque renovar el contrato.

Según cálculos del Ministerio para la Transición Ecológica, los clientes domésticos verán cómo se abaratan sus facturas un 15 %, un objetivo que parece ambicioso a la vista de cómo se ha estrenado ese mecanismo.

La Comisión Europea concretó que la medida tendrá forma de subvención directa a los productores de electricidad para compensar la diferencia de generar con el gas a precio de mercado y con el tope fijado. Calculan en Bruselas que entre los dos países destinarán a este fin unos 8.400 millones de euros: 6.300 en el caso de España y 2.100 en el de la vecina Portugal.

Lo pactado con Bruselas es que el tope al gas sea de 40 euros por megavatio hora durante los primeros seis meses. A partir del séptimo irá subiendo cinco euros cada mes, de forma que en el último de aplicación se situará en 70 euros. La media para todo el período será, por tanto, de 48,4 euros.

La generación masiva con gas diluye la eficacia del mecanismo para bajar la luz

F. Fernández

Segundo día de vida del mecanismo extraordinario para contener los precios de la electricidad en el mercado al por mayor. Pese al tope al gas, se encarecen un 3 % en comparación con el martes, primera jornada de aplicación, hasta los 170,81 euros por megavatio hora. Aunque en relación con el lunes, cuando aún no estaba en vigor el límite, están un 21 % por debajo. Pero a esos 170,81 euros hay que sumar las compensaciones que habrá que pagar a las centrales de gas, carbón y cogeneración por comercializar su producción por debajo de los precios de mercado. Ese ajuste asciende este jueves a 80,20 euros, con lo cual, el precio eléctrico final se encarece un 51 % hasta los 259 euros por megavatio hora. Es un 15 % más que el día anterior, que cerró en 225, aunque sin tope lo habría hecho en 240. El abaratamiento fue del 6 %.

Seguir leyendo