La empresa viguesa Kaleido impulsa una línea de tren hacia el corazón de África

Alejandra Pascual Santiago
alejandra pascual VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

El centro logístico de Kaleido en la ciudad portuaria de Namibe abarca 30.000 metros cuadrados
El centro logístico de Kaleido en la ciudad portuaria de Namibe abarca 30.000 metros cuadrados Kaleido

La compañía de logística mantiene una conexión mensual por mar para granito, madera y pescado entre Galicia y Angola, donde ha invertido 3,4 millones de euros

14 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La compañía viguesa de logística Kaleido apuntala su continuidad en África a través de un sólido plan estratégico, en el que destaca el impulso de un corredor ferroviario en Angola y su ampliación hacia lo que ellos mismos denominan «el corazón de África». Tras años de colaboración con el Gobierno de ese país, han abierto una nueva etapa con el operador público de ferrocarriles, Caminho de Ferro de Moçâmedes, con el que trabajan «de forma cada vez más estructurada y más estrecha», señala Xoán Martínez, director general de la firma gallega.

Kaleido Logistics desembarcó en Angola en el 2005, apenas tres años después de que el país firmara su acuerdo de paz entre las Fuerzas Armadas y la Guerrilla de la Unión para la Independencia. A lo largo de estos años, las operaciones logísticas ferroviarias han ido ganando peso en una apuesta del grupo por un concepto multimodal que garantiza a sus clientes soluciones «de puerta a puerta y no de puerto a puerto», como sucedía al comienzo de la andadura del antiguo grupo Vasco Gallega en la República africana. «Disponen de cierta infraestructura y potencial, pero no cuentan con el conocimiento logístico que tenemos nosotros como operadores globales», señala Martínez, refiriéndose a que, por poner un ejemplo, «no tienen maquinaria para descargar los convoyes». Así nació una relación de provecho mutuo en la que Kaleido brinda maquinaria y su know-how y Ferrocarril de Moçâmedes, la infraestructura.

A día de hoy, la empresa viguesa opera una ruta de 190 kilómetros entre la ciudad costera de Namibe, capital de la provincia homónima, y Lubango, capital de Huíla. «Ida y vuelta», precisa Xoán Martínez. La intención del grupo para el próximo año es ampliar los servicios de transporte de mercancías en tren hacia Matala (175 kilómetros al este de Lubango) y Menongue (330 kilómetros más hacia el interior del continente), «hacia el corazón de África», remarca. Casi 700 kilómetros separan el puerto de Namibe y esta última ciudad, donde se encuentra un aeropuerto.