El crac de las criptomonedas atrapa a miles de pequeños inversores

Cristina Porteiro
c. porteiro REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

YONHAP | EFE

Se calcula que en dos años solo sobrevivirán el 20 % de las que circulan

14 may 2022 . Actualizado a las 10:00 h.

El hundimiento de las criptomonedas UST —supuestamente estable y cuyo precio está acoplado al dólar— y Luna, vinculadas a Terra, que ha quedado esta semana reducida a cenizas en el lapso de 24 horas, ha arrastrado consigo a todo el ecosistema cripto. El mercado ha perdido más de la mitad del valor que tenía hace medio año. Un ejemplo de ello ha sido el desplome de la moneda reina, el bitcóin, que ha retrocedido más de un 50 % respecto a hace solo seis meses. El 30 % de esa caída se ha concentrado en la última semana. Hoy ya solo vale 28.255 euros, de los 59.200 que se llegaron a pagar por ella.

No es la única damnificada. Se han evaporado del mercado unos 192.000 millones de euros. Es más que toda la riqueza que produce un país como Grecia en un año. ¿Quiénes son los rostros de los perjudicados? Al margen de los miles de inversores anónimos, figuras como la del consejero delegado de la plataforma de intercambio Binance, Changpeng Zhao, quien tiene ahora un patrimonio ocho veces menor que el que atesoraba a principios de año, según Bloomberg.

La principal casa de cambio estadounidense, Coinbase, que patrocina la NBA, también coquetea con la bancarrota, lastrada por unos resultados cada vez más decepcionantes. El colapso de Terra ha sido la puntilla. Las acciones de la compañía, que salió a bolsa en abril del 2021, han perdido el 84 % de su valor. Una quiebra serían palabras mayores porque sus promotores podrían bloquear los depósitos de sus clientes y utilizarlos para saldar deudas.