Los concesionarios ven muy complicado dejar de vender coches diésel y gasolina en el 2035

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

SALÓN MOTOROCASIÓN | EUROPAPRESS

Estiman que no existe la infraestructura necesaria para llegar a esos plazos

14 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Faconauto, la patronal que integra a las asociaciones de concesionarios, considera «muy complicada» la total adaptación de España a la prohibición de las ventas de coches diésel y gasolina en el 2035, como acaba de aprobar la Unión Europea.

«Da la sensación de que el 2035 es demasiado pronto para España», afirmó ayer el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, en Badajoz, antes de reunirse con una agrupación de empresarios del sector.

Para el presidente de la patronal, «creer que en ese año solo se venderán vehículos eléctricos es muy complicado, ya que debe hacerse, por ejemplo, un gran esfuerzo en infraestructuras aún hoy no realizado». Sin ir más lejos, puso como ejemplo la comunidad de Extremadura, en donde hay en la actualidad 167 cargadores en vía pública cuando se precisan 6.500. «Solo se ha hecho el 2 % del trabajo. Seguro que las Administraciones públicas y las empresas privadas harán todo lo posible para que ello ocurra, pero se está muy lejos de conseguir ese camino», insistió Gerardo Pérez, que alertó de la diferencia territorial que existe en España en el despliegue de la red de cargadores. «Grandes ciudades como Madrid van a un ritmo muy distinto, pero a nivel nacional se antoja complicado, sin que ello quiera decir que las Administraciones públicas y los empresarios no vayan a hacer todo lo posible para que los plazos sean los más rápidos posibles», añadió.