El Gobierno aprobará este viernes el plan para abaratar un 30 % la factura de la luz

La Voz REDACCIÓN

ECONOMÍA

A. Pérez Meca | EUROPAPRESS

El precio del gas no podrá superar el umbral medio de los 48,8 euros el megavatio hora en los próximos doce meses

12 may 2022 . Actualizado a las 18:15 h.

No habrá más retrasos. El Gobierno aprobará este viernes el mecanismo que permitirá abaratar la factura de la luz un 30 % a los cerca de 11 millones de consumidores españoles con tarifa regulada, que les obliga a pagar la electricidad en función de cómo evolucione el precio del hidrocarburo en el mercado hora a hora. 

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha convocado una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros para dar luz verde al decreto que fijará un precio límite al gas que utilizan las plantas de ciclo combinado para generar electricidad. Su precio en el mercado está en los 71,92 euros el megavatio hora (MWh), pero cuando entre en vigor la medida no podrá superar el umbral medio de los 48,8 euros/MWh a lo largo de los próximos doce meses. En un inicio, el tope se situará en los 40 euros, y progresivamente se irá elevando hasta los 50 euros. 

¿En qué medida afectará al bolsillo? El tope al gas permitiría mantener el precio de la electricidad en el mercado mayorista -que se traslada a la factura de los consumidores con tarifa regulada- en un techo máximo de 150 euros el MWh, frente a los casi 203 euros de media que se pagan este viernes. «Va a suponer una importante protección y un factor de predictibilidad, tranquilidad y seguridad ante posibles subidas en los precios internacionales de la energía, en un escenario geopolítico de una enorme volatilidad», ha dicho el presidente Sánchez este jueves. 

El ahorro final en la factura, no obstante, se limitará al 30 %, porque el Gobierno tendrá que cargar a «todos los consumidores» el coste de compensar a las eléctricas por la diferencia entre el precio que pagan por comprar gas en el mercado y el límite impuesto por el Ejecutivo. Con esta maniobra, el Ministerio para la Transición Ecológica evitará que el precio del hidrocarburo acabe inflando de forma artificial el precio de otras tecnologías menos costosas, como las renovables. Su diseño no supone modificar el sistema de fijación de precios, algo que rechaza Bruselas, sino adoptar una medida temporal y no estructural que permitirá reducir los beneficios extra que están ingresando las eléctricas por ofertar energía hidráulica, eólica o solar a precio de ciclo combinado, gracias a la elevada cotización del gas. 

España no será el único país de la Unión Europea (UE) que pondrá un techo al precio del gas. Portugal replicará la medida, dando forma así a lo que se ha bautizado como «excepción ibérica», que inicialmente había previsto un techo de 30 euros/MWh. Ese límite al precio del hidrocarburo solo estará vigente en la península. La Comisión Europea dio su conformidad preliminar tras comprobar que el nivel de interconexión de las redes ibéricas al resto de Europa es de apenas el 3 %, por lo que el mercado único de la energía apenas se vería distorsionado. Aunque Bruselas todavía no ha dado el aval formal a la propuesta técnica remitida por ambos Gobiernos, Madrid y Lisboa seguirán adelante con el decreto, que podrían verse obligados a modificar si los servicios de Competencia detectan problemas. Sánchez reivindicó este jueves el trabajo conjunto con el Ejecutivo luso: «El iberismo le sienta bien a Europa y a la construcción europea», deslizó. 

Una vez que los dos Gobiernos autoricen la puesta en marcha del mecanismo, deberán enviar a la Comisión Europea el decreto. Las autoridades comunitarias «deberán adoptar una decisión del colegio de comisarios para hacer efectiva su aplicación», ha explicado estos días la ministra Ribera, quien espera que la medida esté «plenamente operativa en unos pocos días, en unas semanas». Teniendo en cuenta que ya se acumula un mes de retraso y el mes ya va avanzado, no se espera que haga efecto hasta la factura de junio, como pronto.