¿Por qué Gazprom no cierra el gas a otros países europeos?

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

FABIAN BIMMER | REUTERS

Al menos cuatro compradores europeos habrían pagado en rublos, saltándose las sanciones

27 abr 2022 . Actualizado a las 13:39 h.

Ni Polonia ni Bulgaria recibirán más gas ruso. El gigante Gazprom ha cortado el suministro porque sus empresas se han negado a pagar en rublos, una exigencia de última hora que introdujo el Gobierno ruso el pasado 29 de marzo para seguir financiando la guerra en Ucrania

Las sanciones aprobadas la Unión Europea (UE) -es decir, por sus 27 Estados miembro-, prohíben esa operación, por eso en las últimas horas ha surgido la duda de por qué Gazprom ha cortado el flujo a esos dos países europeos, y no a otros vecinos como Hungría o Alemania. Lo cierto es que algunos clientes han tratado de sortear dichas sanciones.  

Según confirmaron a Bloomberg fuentes cercanas de Gazprom, al menos diez compradores europeos habrían abierto cuentas bancarias paralelas en rublos en Gazprombank para efectuar los pagos. Y al menos cuatro de ellos ya habrían pagado con la moneda rusa. 

Según dicha fuente, no estarían previstos más cortes de gas hasta la segunda mitad de mayo, cuando deben entrar otros pagos en rublos relacionados con la compra del hidrocarburo ruso. 

Polémica con los pagos

¿Por qué han generado tanta controversia los pagos de gas, si este se puede seguir comprando a Rusia? La UE ordenó congelar todos los activos del Estado ruso en el exterior, sus reservas y divisas. 

Cuando un cliente va a pagar en euros o dólares a Gazprom, el sistema bancario lo intercepta y congela al momento, impidiendo al Estado ruso poder utilizar esos ingresos.

No ocurre lo mismo cuando el cliente abre una cuenta en rublos. El banco de la empresa europea que importa el gas paga en euros en esa cuenta en rublos. A continuación, la empresa pide a Gazprom que cambie los euros por rublos, y el gigante del gas lo hace tomando prestados rublos del banco central ruso. A la hora de hacer el pago es el propio Gazprom el que ejecuta la operación en nombre del cliente y paga al Estado ruso. 

Según apuntan desde el centro de análisis Bruegel, «formalmente no estarían violando las sanciones», aunque sí infringiendo los términos del contrato. Pero lo cierto es que la Comisión Europea aclaró recientemente que este tipo de maniobras no están autorizadas. Tanto es así que algunos Gobiernos como el holandés instaron a sus empresas a pagar en euros.