Toyota paraliza su producción en Japón tras un ciberataque a un proveedor

La Voz REDACCIÓN

ECONOMÍA

FRANCK ROBICHON

El Gobierno nipón alerta a las empresas del riesgo de hackeos en represalia por las sanciones a Rusia

01 mar 2022 . Actualizado a las 14:07 h.

El gigante de la automoción Toyota se ha visto obligado a paralizar la actividad en todas sus plantas en Japón este martes después de que uno de sus proveedores de componentes haya sido víctima de un ciberataque, paralizando el sistema de gestión de suministro de piezas.

El fabricante nipón ha explicado en un comunicado que suspenderá el funcionamiento de 28 líneas en sus 14 plantas japonesas y que está aún examinando si podrá volver a la normalidad mañana miércoles. «Pedimos disculpas a nuestros proveedores y clientes por las molestias que esto pueda causar. Seguiremos trabajando con nuestros proveedores para reforzar la cadena de suministro y haremos todo lo posible para entregar los vehículos a nuestros clientes lo antes posible», afirma la marca en un texto recogido por Europa Press.

El cierre de todas las plantas impedirá fabricar unos 10.000 vehículos, lo que supone cerca del 5 % de la producción mensual de la firma en Japón.

El proveedor afectado por el ciberataque, según ha confirmado la compañía, es Kojima Industries, empresa que no cotiza en Bolsa y que se dedica a la fabricación de piezas metálicas, electrónicas y de plástico.

El Gobierno estudia el origen del ciberataque

Por su parte, el Gobierno japonés asegura que «está recopilando información junto al Ministerio de Economía y Comercio y la Policía Nacional, y trabajaremos para potenciar la ciberseguridad junto al sector privado», afirmó este martes el portavoz del Ejecutivo, Hirokazu Matsuno.

Aunque evitó especular sobre el origen del ciberataque, que se produjo poco después de que las autoridades de diversos países alertaran de la posibilidad de que Rusia alentara operaciones de este tipo en países que han apoyado sanciones en su contra, el portavoz nipón sí hizo referencia a la guerra en Ucrania y volvió a prevenir al sector empresarial. «Tras la situación de Ucrania, está aumentando el riesgo de que las empresas se puedan ver afectadas. Este impacto puede producirse no solo en la empresa en sí, sino también en las entidades que tienen negocios con ellas y finalmente a la cadena de suministro», dijo Matsuno en su comparecencia. De hecho, el ataque contra el proveedor de Toyota ha afectado a la producción de otras marcas del grupo, como Hino y Daihatsu.

Japón se ha sumado a las medidas punitivas contra Moscú puestas en marcha por países del G7 y la UE, entre ellas la exclusión de bancos rusos del sistema internacional Swift o la congelación de activos de entidades e individuos rusos.