Alerta en la automoción gallega: Stellantis no se fía de España

M. Sío Dopeso / Sara Cabrero VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

El sector ve una amenaza en las críticas de Carlos Tavares a la gestión del Gobierno y en su mala relación con Sánchez

29 ene 2022 . Actualizado a las 21:57 h.

El que avisa no es traidor, y por falta de claridad y contundencia del mensaje no habrá sido. El consejero delegado del grupo Stellantis, Carlos Tavares, está a disgustado con la forma en que el Gobierno de Pedro Sánchez está valorando y gestionando la transición hacia el vehículo eléctrico, un momento crítico para el sector en el que, en opinión del alto ejecutivo del que dependen tres fábricas de coches, medio millar de empresas de componentes y cerca de100.000 empleos en este país, España no está a la altura. 

Tavares reconoce que en las últimas décadas el país ha buscado y conseguido un fuerte desarrollo industrial, y eso se traduce en que hoy es el segundo productor de automóviles de Europa, por detrás de Alemania, y por delante de Italia y Francia.Es un puesto de honor que, según su opinión, el Ejecutivo español no está valorando en su justa medida. «La pregunta para España es: ¿Quiere perder este trabajo de los últimos 20 o 30 años? ¿O quiere construir sobre ello?» le espetó a un periodista que la semana pasada le preguntó en una comparecencia ante varios medios europeos sobre el futuro de las fábricas españolas del grupo. «Evidentemente, dependerá mucho de la velocidad y la dinámica que el Gobierno español quiera impulsar. Sin rapidez, corre el riesgo de perder el éxito español de los últimos 20 o 30 años porque las cosas van muy, muy deprisa», sentenció Tavares sin mover una ceja, dando a entender que las plantas de Stellantis, por muchos años que lleven implantadas, nunca echan raíces.

Tavares: «La pregunta para España es: ¿quiere perder el trabajo de los últimos 20 o 30 años o quiere seguir construyendo sobre ello?»

¿Es un mensaje para echarse a temblar o va de farol? El sector gallego del automóvil no tiene dudas: la advertencia va en serio. «Conoce perfectamente lo que ha tardado España en parir las bases para la convocatoria de ayudas del PERTE de la automoción, una convocatoria que aún no está abierta, llena de exigencias y enfocada a favorecer a la competencia», afirma un empresario del Clúster de Empresas de Automoción de Galicia (Ceaga) que, como la mayoría de los asociados a esta organización, pide preservar su identidad para evitar colisiones con, Ceaga que, pese a representa a cerca de 200 proveedores gallegos de Stellantis, evita pronunciarse.