Un total de 2.418 trabajadores de Telefónica se acogen al plan de bajas incentivadas

La Voz

ECONOMÍA

SERGIO PEREZ | Reuters

Las salidas suponen solo el 81 % del máximo que la empresa había previsto y tendrán un coste de unos 1.400 millones de euros

21 ene 2022 . Actualizado a las 17:53 h.

Un total de 2.418 empleados de Telefónica —un 81 % de las que había previsto la compañía— han pedido acogerse al Plan de Suspensión Individual (PSI) de empleo, cuyo plazo de adhesión ha concluido, una cifra que está por debajo del tope previsto, unos 2.700, según han informado fuentes sindicales. Se calcula que estas bajas supondrán un coste para la empresa de unos 1.400 millones de euros y que las salidas de trabajadores se produzcan en el mes de febrero, han afirmado a EFE fuentes próximas a la compañía.

De estas solicitudes de adhesión, que la empresa aún tiene que validar, 1.555 provienen de las áreas denominadas no críticas, 650 de las críticas, y el resto, mandos, según las fuentes. Telefónica calculaba, según informó en diciembre a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que serían cerca de 2.700 empleados los que se acogerían al PSI y que le supondría un coste en torno a 1.500 millones de euros antes de impuestos.

Esta cifra que se contabilizaría en el cuarto trimestre del 2021, según dijo entonces la compañía, que estimaba que los ahorros anuales promedio de gastos directos se situarían por encima de los 230 millones a partir del 2023. Por entonces, y a falta de conocer más detalles, la compañía informó de que preveía que la salida de empleados se produjera durante este primer trimestre del 2022.