El precio de la vivienda en Galicia subió un 10,3 % en el último año

Cristina Porteiro
C. Porteiro REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

OSCAR CELA

Lugo es la provincia española donde más se han encarecido los inmuebles

30 dic 2021 . Actualizado a las 17:16 h.

El mercado inmobiliario despedirá el 2021 en Galicia por todo lo alto. Al menos, en lo que a precios se refiere. Según un informe publicado este jueves por Tinsa, los gallegos ya pagan un 10,3 % más que hace un año al adquirir una vivienda, frente al 8,6 % de la media española. La comunidad, donde el metro cuadrado se sitúa en los 1.087 euros, es la cuarta donde más se han encarecido los inmuebles en el cuarto trimestre del año respecto al mismo período del 2020. Solo la superan el País Vasco (+14,3 %), Baleares (12,2 %) y Madrid (11,3 %).

Además, es el tercer territorio donde se registra una mayor subida acumulada en el 2021 (6,8 %), por detrás del País Vasco (9,4 %) y Baleares (9,3 %), y muy por delante del conjunto de España, donde la vivienda se ha revalorizado un 4,3 %.

Los expertos de Tinsa detectan una «reactivación» de las compraventas respecto al período 2014-2020, marcado por una lenta recuperación de la crisis y un escenario de precios muy por debajo de los máximos históricos. Ahora «la demanda es superior a la oferta y la construcción comienza a reactivarse con prudencia», señalan en el informe. El hambre por viviendas más espaciosas, la presión de los alquileres, el entorno de bajos tipos de interés y la baja rentabilidad están empujando a particulares e inversores a comprar viviendas. Y eso se traduce en precios al alza. Unos precios, que también se están inflando por la escasez de materiales y mano de obra: «Se espera una normalización en los próximos trimestres de las cadenas de suministros y de los costes de las materias primas, que limitará las tensiones que esta situación está ejerciendo en los costes de construcción y precios finales», sostienen. No obstante, el mercado inmobiliario teme nuevas sacudidas si surgen nuevas variantes de covid o si persiste una alta inflación más tiempo de lo esperado. El IPC no deja de subir y eso está lastrando el poder adquisitivo de las familias.