Los efectos de la contrarreforma se verán «pronto» en el mercado laboral

Lucía Palacios COLPISA

ECONOMÍA

Gustavo Valiente

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar este martes el acuerdo con patronal y sindicatos

28 dic 2021 . Actualizado a las 11:38 h.

Casi diez años después de que viera la luz la polémica reforma laboral del PP, el último Consejo de Ministros del año aprobará este martes la nueva legislación que no deroga la norma anterior -como pretendía el Gobierno en un principio-, pero sí la moderniza y adapta a los nuevos tiempos, aunque conserva el corazón de la anterior ley al mantener la flexibilidad de las empresas. Y lo hace esta vez sí por consenso social, con el respaldo mayoritario de la patronal y con el apoyo unánime de los sindicatos, y en el plazo acordado con Bruselas: antes de que termine el 2021.

La contrarreforma laboral entrará en vigor «de forma inmediata» y sus efectos se apreciarán de manera «relativamente rápida» en el mercado de trabajo español. Así lo aseguró este lunes el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, en sendas entrevistas en radio y televisión. «Son mecanismos que se ponen en marcha de manera inmediata, que tienen que tener una incidencia clara», resaltó Escrivá, quien pronosticó que «no es fácil dar un límite temporal concreto, pero lo veremos pronto». En este sentido, el ministro recordó que la normativa establece «una evaluación continua de los resultados» pasado un año para así tener un conocimiento exhaustivo de cuál es su impacto.

Pero el expresidente de la AIReF no tiene la más mínima duda de que sus efectos serán muy positivos y que no se encontrará ningún obstáculo durante su tramitación en el Congreso. «Es una reforma muy ambiciosa», aseguró, utilizando el mismo calificativo empleado por su homóloga de Empleo, Yolanda Díaz y rechazando las tesis que la tildan de «descafeinada». «Es una reforma muy importante, aborda elementos centrales y va a poner coto a distintas disfuncionalidades de nuestro mercado de trabajo». Así, «aborda claramente» la precariedad y temporalidad, simplificando los contratos y haciendo que el indefinido sea el central, al tiempo que establece unos márgenes de flexibilidad en el temporal para cuando sea necesario e impone una tasa a la «altísima rotación», indicó. Además, señaló que aborda las causas de fondo de la tasa de paro tan alta que hay en la economía española, ya que se ha recurrido «muchísimo» al despido cuando se quiere ganar flexibilidad durante las crisis. Ahora se sustituye el despido por el «mecanismo que está funcionando tan bien en esta pandemia: los ERTE, que se modernizan, se extienden y se generalizan».