Los trabajadores podrán deducirse las aportaciones que hagan a los planes de pensiones de su empresa

G. Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Eduardo Parra

Solo podrán aplicarse la bonificación hasta igualar el importe que pone su empleador

14 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El que se espera que sea el último presupuesto expansivo para relanzar la recuperación antes de entrar en la fase de ajustes pospandemia no incluye grandes novedades en el aspecto fiscal. La principal medida tributaria es la introducción de un tipo mínimo efectivo del 15 % en el impuesto de sociedades a las empresas que ingresen más de 20 millones de euros al año, un porcentaje que se elevará al 18 % en el caso de la banca y las petroleras y que se rebajará al 10 % para las entidades de nueva creación durante los dos primeros años en los que presenten bases imponibles positivas. La medida, de momento, es más ruido que nueces, pues solo aportará 50 millones adicionales de recaudación el año que viene, con una previsión de 400 millones en el 2023, cuando despliegue ya efectos completos.

En la fiscalidad empresarial, la otra gran novedad es el recorte, del 85 al 40 %, en la bonificación fiscal para las entidades que se dedican al alquiler de vivienda.

Aunque la medida que más polvareda ha levantado es el nuevo golpe aplicado a los planes de pensiones. Así, la aportación máxima a planes individuales se reducirá el año que viene de los 2.000 euros actuales a 1.500. A cambio, el Gobierno eleva de 8.000 a 8.500 el importe deducible en el IRPF por las aportaciones a planes de empresa. Además, a diferencia de lo que ocurre este año, en el que solo es posible desgravar la aportación realizada por la empresa a esos planes colectivos, para el próximo ejercicio Hacienda abre la mano y permitirá deducirse también en la declaración de la renta el importe que ingrese el trabajador en los planes de empresa. Eso sí, «siempre que estas aportaciones sean de igual o inferior importe a la respectiva contribución empresarial». Esto es, si la empresa no ingresa nada en ese vehículo de ahorro para la jubilación del trabajador, este no podrá acceder al beneficio fiscal. Y, si lo hace, el empleado solo podrá desgravarse la misma cuantía que aporte su empleador, aunque él haga un ingreso mayor.