Bruselas descarta reformar el mercado eléctrico para forzar una bajada de precios

F. Fernández, C. Porteiro LA VOZ

ECONOMÍA

OLIVIER HOSLET

Su receta para afrontar la crisis: dejar de usar gas natural e instalar más renovables

13 oct 2021 . Actualizado a las 19:27 h.

La Comisión Europea ha lanzado su plan (que denomina caja de herramientas) con las medidas que pueden aplicar los Estados miembros para hacer frente al fuerte incremento de los precios de la energía. Ninguna es excepcional, como pidió la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, sino que Bruselas se ha limitado a recopilar y presentar las que ya estaban a disposición de los socios según la legislación vigente. Esto es, reducción temporal de impuestos, ayudas a las familias vulnerables y fomento de los contratos a largo plazo. De reformar el mercado mayorista de electricidad y desvincular el gas natural de la fórmula de conformación de precios finales, como pedían tanto España como Francia, para forzar una bajada de tarifas, nada de nada.

Durante la rueda de prensa para presentar la caja de herramientas, la comisaria de Energía, Kadri Simson, explicó que no hay alternativa mejor al diseño actual de mercado para encajar la oferta y la demanda en cada momento. Añadió que el mejor modo de que el precio del gas deje de condicionar el de la electricidad es «dejar de usar» ese producto —con el que se genera el 30 % de la producción de electricidad de la Unión— y «sustituir el uso de combustibles fósiles por renovables».

A preguntas de los periodistas, la comisaria de Energía explicó que está en contacto permanente con Teresa Ribera y que conoce el plan de choque aprobado por el Consejo de Ministros, que la Comisión está evaluando todavía. Simson reconoció que el impacto del encarecimiento de la electricidad es diferente en cada país y que en España es más importante que en otros estados porque las fluctuaciones del mercado mayorista diario (cada hora arroja precios diferentes) se trasladan rápidamente a las facturas de los consumidores finales. En otros países se aplican referencias más estables, como el mercado de futuros.