Energía, materias primas y alimentos disparan el coste de la vida en Galicia

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

EDUARDO PEREZ

Los productores necesitan subir precios y la distribución los intenta contener

03 oct 2021 . Actualizado a las 07:03 h.

No, no son imaginaciones; y no es solo la factura de la luz. Todo está más caro en Galicia. Lo dice el tique diario del supermercado, el cargo de la tienda de ropa de niños o la factura de las obras de reforma de la cocina. Los precios se están disparando incluso por encima de la media nacional, según el INE (Instituto Nacional de Estadística), que cifra el incremento del IPC de agosto (último mes computado) en un 3,9 %, seis décimas por encima del conjunto del Estado. Esta es la tasa de incremento más elevada en nueve años; en concreto, desde octubre del 2012. Una subida detrás de la que se encuentran el encarecimiento de la energía (luz y combustibles), de las materias primas y de los costes logísticos y de producción de prácticamente todo lo que consumimos.

La subida del precio de la leche del Mercadona para compensar el alza de los costes de producción fue la primera imagen palpable de los efectos de la inflación en la cesta de la compra. Fue una respuesta al grito de auxilio del sector primario, que si no empieza a repercutir los sobrecostes, se asfixia.

En Galicia hay más de 11.000 granjas que, en los últimos meses, están atravesando una situación muy difícil porque, mientras el precio por producir un kilo de carne se ha elevado hasta los 5,35 euros, ellos apenas perciben 4,30 por kilo vendido. Producir un kilo de leche o de carne se ha incrementado hasta en 60 céntimos, según los datos que maneja Unións Agrarias.