La medida que abaratará la luz y encarecerá la gasolina

F. Fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Alberto Ortega

Eléctricas, petroleras y gasistas pagarán las primas a las renovables en lugar de los consumidores en sus facturas de la luz, pero avisan de que les repercutirán el coste

14 sep 2021 . Actualizado a las 09:09 h.

La ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, respira algo más aliviada desde que el pleno del Congreso de los Diputados rechazara este lunes dos enmiendas a la totalidad del proyecto de ley por el que se creará el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE). Si alguna de ellas hubiera prosperado, el texto habría vuelto a manos del Gobierno para o guardarlo en un cajón o rehacerlo de nuevo para convencer a la oposición. Pero no fue así y el proyecto de ley continuará su tramitación, ahora le toca ir a comisión.

El FNSSE es importante para Ribera. Se trata de la medida estrella diseñada para abaratar la factura de la luz, del orden de un 13 % dentro de cinco años. ¿Cómo? Aligerando costes que se pagan en ella. Concretamente, las primas que el sistema eléctrico, o sea, los consumidores, le siguen pagando a las plantas renovables, a la cogeneración y a las instalaciones de tratamiento de residuos. Algo más de 6.000 millones anuales que desaparecerán del recibo eléctrico. Eso sí, poco a poco, de forma progresiva a lo largo de cinco años. Esa cuantía es la más abultada de cuantas componen los llamados costes regulados que hipotecan buena parte de la factura. Pesa en torno a ese 13 % de ahorro estimado por el ministerio.

Pero que las primas desaparezcan del recibo no quiere decir que las plantas dejen de percibirlas. Seguirán llegando a sus cuentas, pero ya no las pagarán los consumidores de electricidad. No directamente, al menos.