400 euros anuales de diferencia en la luz

fátima fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

eliseo trigo

Naturgy e Iberdrola desatan una guerra comercial con ofertas a precios estables agresivas, que se suman a un amplio abanico de tarifas que van de los 630 euros a algo más de mil al año

10 sep 2021 . Actualizado a las 10:52 h.

Naturgy ha dejado noqueada a la competencia con el lanzamiento de una oferta comercial agresiva para captar a todos aquellos clientes asustados con la interminable sucesión de precios máximos históricos en los que está instalado el mercado mayorista de electricidad. Se trata de una tarifa plana durante 24 meses, sin permanencia, calculada a partir de un precio de mercado de 60 euros el megavatio hora, es decir, un 60 % por debajo del que anota en la actualidad esa referencia mayorista (la media mensual de agosto superó los 100 euros y la diaria para este viernes está en 152). Por eso, la competencia está fuera de juego. Porque Naturgy parece dispuesta incluso a comercializar electricidad a pérdidas, en un momento, además, que anticipa cotizaciones muy elevadas al menos hasta la próxima primavera. Huele a guerra comercial. De hecho, lo es. Iberdrola tiene previsto lanzar ya una campaña para promocionar precios estables personalizados y garantizados a cinco años, «para evitar la volatilidad de precios y generar tranquilidad». Tampoco exige compromiso de permanencia.

Fuentes de la empresa dirigida por Francisco Reynés explican que la reputación del sector está muy dañada a cuenta de lo que está ocurriendo en el mercado eléctrico y que tratan de reparar esa imagen con la iniciativa que van a lanzar a partir del día 15. «Nuestro compromiso social nos lo creemos, aunque sea a costa de nuestra cuenta de resultados», señalan. Parece una respuesta también al reproche lanzado por la ministra que acusó al sector de falta de empatía social con los ciudadanos.

La nueva tarifa Compromiso de Naturgy se sumará a un amplio abanico de ofertas comerciales para contratar el suministro de electricidad en el mercado liberalizado, aquel en el que las compañías pactan el coste de la energía consumida directamente con el cliente. Pueden acordar el que mejor les convenga, sin trabas. A diferencia de lo que ocurre en el mercado regulado, en el que, por decisión del Gobierno en el 2014, la tarifa está vinculada directamente a lo que ocurra en la subasta mayorista diaria, que arroja precios horarios diferentes.