Feijoo dice que la ministra ya asumió el vaciado de los embalses y que la oposición «minte aos galegos»

Juan María Capeáns Garrido
Juan Capeáns SANTIAGO

ECONOMÍA

Núñez Feijoo y la vicepresidenta Teresa Ribera tras una reunión en Madrid el pasado mes de febrero
Núñez Feijoo y la vicepresidenta Teresa Ribera tras una reunión en Madrid el pasado mes de febrero Kiko Huesca | Efe

El presidente de la Xunta sostiene que el expediente a la Confederación Hidrográfica Miño-Sil seguirá adelante «por moito ruído» que haga la oposición

09 sep 2021 . Actualizado a las 21:37 h.

El presidente de la Xunta ha calificado de «sorprendente» la estrategia de la oposición de tratar de responsabilizar al Gobierno gallego del vaciado de cuatro embaleses de la cuenca hidrográfica Miño-Sil, de titularidad estatal, cuando la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera ya ha declarado que era una práctica por parte de las concesionarias «lamentable e rexeitable», reprodujo, y que se comprometía a modificar normativa para evitar que se repitiese algo así justo en el momento en el que la electricidad alcanza precios máximos históricos. «Non se pode asumir a autoridade e a responsabilidade de forma tan directa, contando a verdade aos galegos. Por iso sorprende que haxa políticos en Galicia que minten aos galegos».

Feijoo, rebatiendo los argumentos utilizados en los últimos días por el BNG y el PSdeG, insistió en que la Confederación Hidrográfica Miño-Sil «non pediu autourización nin comunicou o baleirado dos encoros. Se aparece unha comunidación no 112 e nun fax da delegación de Ourense… isto é unha broma. Menos mal que non remitiron a un hospital», ironizó. Por eso cree que «están tomando a broma aos galegos, e deben ter respecto polos cidadás. Se hai un baleirado en Galicia-Costa  -la cuenca que depende de la Xunta- non podo decir que a responsabilidade é dun alcalde», puso como ejemplo de que el Estado es el único responsable de la situación. Por último, garantizó que el Ejecutivo gallego no va a parar el expediente abierto «por moito ruido que se faga».