Los pensionistas recibirán casi 200 euros en enero para compensar la alta inflación

l. P. MADRID / COLPISA

ECONOMÍA

Martina Miser

La Seguridad Social tendrá que desembolsar unos 1.900 millones por esta paga y otros 3.200 millones extra por la nueva subida del 2022

06 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La buena marcha de la economía después de la pandemia de la covid-19 se ve amenazada por un enemigo inesperado: la alta inflación. En agosto, el IPC tocó máximos de hace 9 años al situarse en el 3,3 % por culpa del encarecimiento sin precedentes que está experimentando la luz. Y esto tiene un impacto directo para todos: pensionistas y trabajadores, que están perdiendo poder adquisitivo al subir los precios más que sus nóminas.

También el Estado, que tendrá que hacer frente a un desembolso con el que no contaba, que disparará su gasto y engordará el déficit de la Seguridad Social. Porque el Gobierno está comprometido a abonar a los cerca de 9 millones de pensionistas una paga extra en caso de que la inflación suba más de lo que estaba previsto -como así sucederá- para mantener su poder adquisitivo. Así, si en el 2021 las prestaciones de los mayores se elevaron un 0,9 %, en línea con el IPC estimado, esta subida se ha quedado corta a la vista de la senda que llevan los precios. Las nuevas previsiones sitúan la inflación media al final del año en el entorno del 2,5 %, como así sostiene Funcas (Bankinter y CC. OO. la rebajan al 2,4 %).

Este repunte significa que las pensiones tendrían que elevarse en el entorno del 1,3% adicional para mitigar esa desviación (según estimaciones de Funcas, que se basa en la inflación media prevista de diciembre a noviembre), una compensación que les llegará a los mayores en un pago único a principios de año de casi 200 euros.