La Xunta abre un expediente sancionador por el vaciado de embalses

C. P. REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

PROPIAS

Acusa a la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil de no haberlos notificado y de no esperar por el informe de Medio Ambiente

04 sep 2021 . Actualizado a las 19:04 h.

El vaciado crítico de algunos embalses de la cuenca del Miño-Sil en los últimos dos meses ha enzarzado a la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS) -dependiente del Ministerio de Transición Ecológica-y a la Xunta de Galicia en un cruce de acusaciones por haber permitido las reducciones drásticas de agua. El conflicto se ha recrudecido después de que el Ejecutivo gallego anunciase este viernes la apertura de un expediente sancionador a la CHMS «por permitir o baleirado dos encoros sen esperar nin pedir as autorizacións preceptivas para desaugar», explicaron en un comunicado.

Tanto el embalse de Belesar como el de Salas -explotados por Naturgy y al 28,22 % y el 26,87 % de su capacidad respectivamente-han sufrido un descenso acusado en comparación con hace un año, cuando estaban al 57,3 % y al 44,83 %, respectivamente. Lo mismo ocurre con los de As Portas y Cenza, explotados por Ibedrola, que se encuentran al 14,57 % y el 12,5 %, cuando el año pasado estaban al 72,2 % y al 40 % respectivamente. Este vaciado es habitual, para evitar que colapsen con las lluvias de otoño e invierno, pero no que se adelante tanto -para atender la demanda en el mercado y aprovechando los precios máximos que alcanzó la hidráulica en agosto-.

Ahora bien: ¿es legal? Según confirmó en su momento la CHMS a este diario sí: el título de concesión del embalse de As Portas marca un umbral del 12 %. Para Cenza es el 11 %. Y esas concesiones fueron autorizadas en su momento por el Estado.