El Gobierno sacrifica la equidad entre territorios al repartir las ayudas de la UE

Cristina Porteiro
c. porteiro REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

A. Pérez Meca

Las comunidades que no ejecuten a tiempo los fondos los perderán

02 ago 2021 . Actualizado a las 19:31 h.

España aguarda con inquietud la llegada del primer cheque procedente de la Unión Europea. Serán 9.000 millones de euros a cargo del Next Generation EU que, según la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, llegarán «en los próximos días o semanas». Los otros 10.000 millones aterrizarán hacia finales de año, en forma de aguinaldo. Pero su reparto ya ha sembrado la discordia. Será radicalmente distinto al que se venía haciendo con los tradicionales fondos europeos. «Olvidaos de ese sistema», exclamó este lunes Montero, tras reunirse con los consejeros de Hacienda de las comunidades autónomas.

Los Ejecutivos regionales, muy críticos con el modelo, podrán gestionar un 55 % de las ayudas (10.450 millones) percibidas, pero los criterios de concesión no tendrán en cuenta las especificidades regionales, la «igualdad de condiciones» o los «principios de financiación autonómica» invocados por el vicepresidente segundo de la Xunta, Francisco Conde. El Gobierno central solo extenderá las ayudas a proyectos que encajen con las líneas que trazó en el plan nacional aprobado por Bruselas.

No hay garantías de reparto equitativo, solo el compromiso verbal del Ejecutivo de Pedro Sánchez. «Un país es mucho más que la suma de las 17 comunidades autónomas [...] El criterio más justo es el que permite una mejor aproximación a la realidad, luego el Gobierno velará por que haya cohesión territorial y una asignación razonable de criterios», admitió Montero.