Ence se deja 164 millones en Bolsa en dos días, arrastrada por el golpe judicial

M. Mora / M. gago PONTEVEDRA / LA VOZ

ECONOMÍA

ADRIÁN BAÚLDE

El valor de las acciones ha caído casi 21 % desde que se conoció la sentencia

20 jul 2021 . Actualizado a las 10:04 h.

Al dinero no le gusta la incertidumbre. Huye de ella como alma que lleva el diablo. Y la que pesa sobre el futuro de la fábrica de Ence en Lourizán es mucha. De ahí que muchos inversores hayan decidido poner pies en polvorosa y salir a toda prisa del valor, ahuyentados por la sentencia de la Audiencia Nacional que acaba de declarar nula la prórroga de su concesión en la ría de Pontevedra. El resultado de esa huida: una herida de 163,52 millones de euros en la capitalización -valor de mercado- de la compañía, cuyas acciones han perdido el 20,7 % de su valor en dos días. Una sangría que la que la empresa que pilota Ignacio de Colmenares intentará taponar en una próxima reunión con analistas, a los que darán explicaciones.

De noticia «muy negativa» calificaban este lunes el fallo en un informe los expertos del Banco Sabadell, subrayando que «aleja el escenario intermedio de una nueva prórroga hasta el 2033». Las dos opciones que manejan ahora en la entidad pasan por «el cierre de la planta una vez la sentencia sea firme -con independencia de los posibles acuerdos que se pudieran alcanzar para una nueva ubicación de la misma-» y una sentencia definitiva favorable para el grupo que «implicaría la confirmación de la actual prórroga hasta el 2073».

No obstante, advierten sus analistas, la incertidumbre sobre el resultado final del proceso judicial es «muy elevada» y, tras el fallo, dan una mayor probabilidad a una sentencia contraria. Por eso creen que tiene más sentido posicionarse «en un escenario de cierre de la planta en un corto período de tiempo (entre 1 y 3 años)». Y entienden estos expertos que, si la planta cierra, la compañía presentaría la oportuna reclamación solicitando una indemnización de al menos los 130 millones de euros que lleva invertidos desde que se le concedió la prórroga actual hasta el 2073.

Mientras, el comité de empresa de la fábrica mantuvo este lunes un encuentro telemático con el consejero delegado de Ence, Ignacio de Colmenares. El secretario del comité, Pablo Bacariza, indicó que «a empresa nos adiantou que se ciñe ao comunicado que enviou o venres». En este sentido, Colmenares informó a los representantes de los trabajadores de la intención de la pastera de recurrir la sentencia ante el Supremo. Ence tiene un mes para hacer efectivo este recurso que, de ser admitido, podría tardar varios años en fallarse. Asimismo, desde la compañía se indicó que está pendiente de las decisiones que adopten el comité de dirección.

Sobre el futuro de Ence en Galicia, Bacariza indicó que la pastera se mantiene en su posición ya conocida de seguir en Pontevedra. «A empresa non contempla outra situación que non sexa seguir aí. Continúa co mesmo discurso que o que mantivo ata agora», aseguró el secretario del comité de empresa de la factoría de Lourizán.

Este comité también está pendiente de una reunión con sus abogados para poder evaluar si es posible personarse en la causa como parte en el momento en que el recurso llegue al Supremo. La representación de los trabajadores desconoce ahora mismo si podrá hacerlo, pero ha encargado «un estudio profundo da sentenza» para saber a qué atenerse. Asimismo, a la hora de plantear otros movimientos en fechas próximas, el comité de empresa de la fábrica tiene sobre la mesa la convocatoria de medidas de presión en la calle para hacerse oír tanto por parte de la Administración como por la de la compañía. En principio, valoran ya la celebración de una manifestación, con fecha y lugar por determinar, aunque es probable que sea en Pontevedra.

Dar la batalla

Por su parte, Bacariza recalcó el desasosiego de la plantilla ante las consecuencias de la sentencia y el escenario tan volátil que se presenta. El portavoz del comité incidió en que, para ellos, «o peche non é unha opción» y anunció que están dispuestos a dar la batalla por la defensa de sus puestos de trabajo.

Lores lamenta el tiempo perdido y Conde reclama al Gobierno una alternativa realista

El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG), lamentó este lunes «que se perdera un tempo precioso» para que Ence y la Xunta, que tiene competencias en ordenación del territorio, buscasen una alternativa a la ubicación de la pastera en Lourizán. Lores cree que la sentencia de la Audiencia Nacional es «a primeira mensaxe clara» que recibe la compañía en contra de la legalidad de su permanencia en la ría y responsabilizó del riesgo de pérdida de puestos de trabajo al «cambalache» que realizó el Gobierno del popular Mariano Rajoy al dar una prórroga de la concesión que el alcalde pontevedrés calificó de «fraude de lei». Lores instó a la Xunta y a la empresa a que «se poñan as pilas e empecen a traballar» para reubicar la fábrica e insistió en que sí tiene que haber alternativas donde hacerlo.