Yolanda Díaz y Nadia Calviño vuelven a chocar por la subida del salario mínimo

L. Palacios MADRID / COLPISA

ECONOMÍA

Javier Lizón

La vicepresidenta primera aboga por retrasar el alza al 2022 mientras la ministra de Trabajo pide no dejar de lado a los más débiles

14 jul 2021 . Actualizado a las 19:29 h.

El salario mínimo interprofesional (SMI) vuelve a enfrentar los miembros del Gobierno y a los sindicatos con el Ejecutivo. El ascenso de las dos vicepresidentas económicas no ha limado las diferencias que ambas mantienen e incluso ahora discrepan en si hay discrepancias. Lejos de conciliar posturas, tanto la número dos del Ejecutivo, Nadia Calviño, como la que ha pasado a ser número tres, Yolanda Díaz, se mantienen firmes en sus tesis.

Precisamente el día en que los sindicatos salieron a la calle en las principales ciudades españolas para exigir que se abra la mesa para negociar la subida del SMI, Calviño volvió a lanzarles un jarro de agua fría: «Ahora no es el momento». Su postura coincide con la de la patronal, hasta el punto de que utilizó la misma frase que un día antes pronunció el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

Y Calviño tiene las de ganar. La vicepresidenta primera ya impuso su criterio a la hora de congelar el sueldo mínimo en 950 euros al inicio del año y, aunque la decisión final la tomará el presidente, Pedro Sánchez, el hecho de que le haya colocado de número dos indica que será ella a la que escuche en estos temas económicos, también porque su mensaje suele ser del agrado de Bruselas.