La Unión Europea levanta la última barrera de los fondos Next Generation

Salvador Arroyo MADRID / COLPISA

ECONOMÍA

A partir de mañana, se hará tangible el primer flujo de ayudas anticovid

12 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Aquel «¡Lo logramos! Europa es fuerte. ¡Europa está unida!», que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, lanzaba al filo de la seis de la madrugada del 21 de julio del 2020 -tras una cumbre de cinco días, una lista interminable de encuentros bilaterales, choques dialécticos y una cadena de amenazas de fractura-, marcó el comienzo de una nueva era en la Unión Europea.

La consecución del histórico pacto que comprometía a un endeudamiento colectivo para superar la mayor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial está a punto de cumplir un año. Y esta misma semana, mañana si nada se tuerce, los ministros de Economía y Finanzas de los Veintisiete harán tangible para una docena de países, España entre ellos, el primer flujo de las ayudas anticovid, que debería llegar entre finales de este mes y principios de agosto. Una visión radicalmente distinta de cómo enfocar una crisis, una empatía norte-sur que costó lograr (y que ya se verá lo que dura), mecanismos garantistas difíciles de hilvanar y el compromiso de que este dinero será clave para las transiciones ecológica y digital de la Unión han hecho realidad el mayor fondo de asistencia jamás activado bajo el principio de solidaridad. El Plan de Recuperación o Next Generation EU (que está formado por 750.000 millones de euros entre subsidios y créditos; 808.000 a precios corrientes) contará además con un presupuesto a largo plazo para el período entre el 2021 y el 2027. En total, se espera que el monto alcance los 1,8 billones de euros.

Para financiar el fondo, la Comisión Europea realizó las primeras emisiones de deuda a finales de junio en una operación sin precedentes. Tiene de plazo para liquidar con los mercados hasta el 31 de diciembre del 2058.