El Gobierno aprueba la primera parte de la reforma de las pensiones y el plan para reducir la temporalidad en las administraciones públicas

La Voz

ECONOMÍA

A. Pérez Meca

Los cambios en la jubilación entrarán en vigor en el 2022, mientras que el plan para regularizar la situación de los interinos será antes del 2025

06 jul 2021 . Actualizado a las 16:29 h.

El Consejo de Ministros aprobó este martes el anteproyecto de ley que garantiza el poder adquisitivo de las pensiones al subirlas con el IPC y con el que se persigue acercar la edad efectiva de jubilación a la edad legal mediante la revisión del modelo de jubilaciones anticipadas y la introducción de mayores incentivos para retrasar el retiro del mercado laboral. En la misma reunión, el Ejecutivo de Sánchez también dio luz verde al nuevo proceso de estabilización del empleo temporal en las administraciones públicas, un texto que tiene como objetivo reducir la temporalidad por debajo del 8 % en el sector público.

La reforma de las pensiones, que se prevé que entre en vigor en el 2022 tras su paso por las Cortes, suprimirá los aspectos más polémicos de la reforma del 2013: el índice de revalorización de las pensiones (IRP), que limitaba su subida anual a un 0,25 % en situaciones de déficit, y el llamado factor de sostenibilidad, que será reemplazado por un nuevo mecanismo de equidad intergeneracional. Aunque la sustitución de este último forma parte de la segunda pata de la reforma de pensiones, prevista para más adelante, Gobierno y agentes sociales se han dado de plazo hasta el 15 de noviembre para negociar el nuevo mecanismo, que operará a partir del 2027 y que se incluirá en el proyecto de ley a través de una enmienda.

Con esta reforma se garantiza el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones con la fijación de un mecanismo estable de revalorización, por el que el 1 de enero de cada año se incrementarán las pensiones de acuerdo con la inflación media anual registrada en noviembre del ejercicio anterior. Además, si el dato es negativo, no habrá modificaciones en las pensiones. En el texto también se establece una evaluación periódica cada cinco años en el marco del diálogo social de este nuevo mecanismo de revalorización.