Amelia Pérez: «Derogar la reforma laboral permitirá que la gente tenga contratos decentes»

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

PACO RODRÍGUEZ

La secretaria xeral de CC. OO. Galicia defiende una nueva subida del salario mínimo para reactivar el consumo

21 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Se cumple un mes «vertiginoso» desde que Amelia Pérez (Moaña, 1970) se convirtió en la primera mujer que ha logrado ascender al cargo de máxima responsable de un sindicato en Galicia: la secretaría xeral de CC. OO. Diplomada en turismo y trabajadora de Zara se convirtió en delegada sindical en 1999. Hija de un ama de casa y de un trabajador del metal reconvertido a pintor; y madre de un niño de 7 años, la hasta hace poco secretaria xeral del sindicato en Vigo (desde el año 2012), y ahora nueva líder de la organización tras la renuncia de Ramón Sarmiento, el pasado 22 de mayo, en el décimo segundo congreso nacional de Comisións Obreiras de Galicia en el que fue elegida, prometió «escuchar, empatía y trabajo en equipo» para dirigir esta nueva etapa, que estará más marcada que nunca por el feminismo.

-Ha ganado en un proceso en el que había dos candidaturas. ¿Será difícil la unificación? ¿Cómo es la fisura que queda?

-Desde el primer momento se incorporaron a la comisión ejecutiva representantes de las dos candidaturas. Soy una persona de integración y de reparto de tareas. Los lances que se pueden producir en un congreso son legítimos, pero ahora toca currar y ya está.

-¿Por qué se hizo sindicalista una trabajadora de Zara?

-Desde pequeña mamé el activismo sindical y político. Mi padre fue afiliado de toda la vida. Desde siempre he tenido cierta conciencia social que con el tiempo vas desarrollando. Hasta que llegas a tener claro que, al igual que los empresarios defienden sus derechos, los trabajadores tenemos que defender los nuestros, y la mejor forma de hacerlo es agrupados.

-¿En qué momento está el sindicalismo?

-Siempre hay momentos mejores y peores, pero por encima de todo está la vocación de defender los intereses de clase.

-Se lo pregunto porque, con la que está cayendo, da la sensación de que los sindicatos están perdiendo el pulso de la calle?

-La pandemia ha afectado a todo y también lo ha tapado todo. Nos seguimos movilizando, pero nos encontramos con muchas limitaciones en las convocatorias. Eso no quiere decir que el sindicalismo no esté en la calle. Lo está, pero las circunstancias son las que son.

-Palabras de la ministra Yolanda Díaz sobre la reforma laboral: «El Gobierno derogará lo que tenga que derogar y vamos a construir un nuevo marco de relaciones laborales». ¿Lo suscribe?