Bruselas da luz verde al plan de recuperación de España

la voz REDACCIÓN

ECONOMÍA

PEDRO NUNES | reuters

La «valoración positiva» abre la puerta a los primeros 9.000 millones de ayudas europeas que llegarían en agosto

17 jun 2021 . Actualizado a las 09:01 h.

Incógnita despejada. El plan de reformas e inversiones de España obtiene la «valoración positiva» de la Comisión Europea. Supera así la primera barrera para acceder a los 69.500 millones de euros en subsidios directos (la parte de los créditos blandos hasta completar los 140.000 millones que le corresponden del fondo de recuperación, aún no se han requerido). El siguiente paso para que el dinero llegue tendrán que darlo los ministros de Finanzas de los Veintisiete en una reunión del Ecofin que se convocará para julio. Su luz verde (tienen de plazo hasta cuatro semanas) permitiría una primera entrega en forma de anticipo del 13% en las próximas semanas, en torno a 9.000 millones de euros.

«El plan de España contribuirá a abordar eficazmente los retos identificados en el contexto del Semestre; contener medidas que apoyen eficazmente las transiciones verde y digital; y contribuir a fortalecer el potencial de crecimiento, la creación de empleo y la resiliencia económica y social», se resalta en el anuncio que ha lanzado Bruselas, y que se ha simultaneado con la llegada de Ursula von der Leyen a Madrid antes de hacer parada en Lisboa por la mañana para confirmar al Gobierno luso también una evaluación positiva de su plan de recuperación.

En el informe elaborado por los técnicos del Ejecutivo comunitario desde que el proyecto español llegó a Bruselas, el pasado 30 de abril, se destaca que la dedicación del «40% de su asignación total a medidas que apoyan los objetivos climáticos», gracias a medidas para promover el desarrollo urbano, la movilidad sostenible, aumentar la eficiencia energética de los edificios, descarbonizar la industria y reducir dependencia energética, así como el despliegue de nuevas tecnologías para el hidrógeno verde y las energías renovables.

En este punto se hace hincapié que ese paquete de iniciativas y otras adicionales ayudarán a mitigar los efectos adversos del cambio climático «preservando los espacios costeros, los ecosistemas y la biodiversidad», además de «promover la economía circular mejorando el agua y gestión de residuos».

La transición digital, el otro gran objetivo al que tienen que supeditarse los planes europeos para poder acceder a las ayudas, conlleva una dedicación de fondos del 28%. E incluye la digitalización de la administración pública (4.600 millones). También incluye la misma inversión (4.600 millones) para promover la digitalización de la industria y las pymes, inversiones en inteligencia artificial, digitalización del turismo; 4.000 millones para respaldar la conectividad fija y 5G. Y se destacan los desembolsos para mejora del equipamiento educativo y para la formación en habilidades digitales (3.600 millones de euros).

Una de las medidas clave a la que se apunta para reforzar la resiliencia de la economía española es la transformación de sus sector turístico incrementando su digitalización y sostenibilidad con un desembolso de de 3.400 millones. Lo que nos lleva a las otras grandes reformas que el país tendrá que acometer (en su mercado laboral, sistema de pensiones o fiscalidad) para seguir percibiendo la cobertura económica de la UE en los siguientes tramos hasta 2026. Se ajustarán, según el Ejecutivo comunitario, a las recomendaciones semestrales de Bruselas. «Incluye un amplio conjunto de reformas e inversiones que contribuirán a abordar eficazmente todos o una parte significativa de los desafíos económicos y sociales descritos en las recomendaciones específicas de cada país» específicamente las de 2019 y 2020.

Reforma laboral y pensiones

Así se incide en las medidas en el ámbito del empleo «para reducir la segmentación del mercado laboral y mejorar la políticas del mercado laboral». La Comisión destaca que incluya un mecanismo de «estabilización y flexibilidad» que permitiría a las empresas «lidiar con ajustes en caso de perturbaciones económicas, basándose en el esquema de trabajo de jornada reducida existente». También acciones para reducir los contratos temporales en los sectores público y privado. El diseño final de varias reformas del mercado laboral, se precisa en este punto, «está sujeto al resultado del proceso de diálogo social».

La Comisión resalta varias partidas que España se compromete a asignar. En este punto se refiere a los 2.400 millones de euros para abordar la segmentación del mercado laboral y la modernización de políticas activas (reducción del uso de contratos temporales y un mejor apoyo a los solicitantes de empleo mediante la digitalización de servicios públicos de empleo, formación e incentivos a la contratación). También destaca los 765 millones del plan de acción contra el desempleo juvenil o los 2.000 millones para formación profesional (reciclaje y perfeccionamiento de la población activa mediante la creación de 135.000 nuevas plazas).