Miles de puestos de trabajo en el sector automovilístico en riesgo por los aranceles al acero

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

BMW

Los proveedores creen que la propuesta de Bruselas de extenderlos tres años más puede ser devastadora

14 jun 2021 . Actualizado a las 12:10 h.

Miles de puestos de trabajo en el sector automovilístico penden de un hilo, están en «riesgo» de desaparecer. Es la alerta que ha lanzado la Asociación Europea de Proveedores Automovilísticos (Clepa) tras conocer la intención de la Comisión Europea de extender la ampliación de los aranceles del acero tres años más.

La asociación advierte de que la medida puede ser devastadora para un sector que ya arrastra problemas para poder satisfacer su demanda de acero en un momento en el que el precio del metal se ha disparado, alcanzando niveles récord que afectarán «negativamente» a las industrias de procesamiento de acero y al sector automovilístico.

En este sentido, la secretaria general de Clepa, Sigrid de Vries, ha indicado que los proveedores de automóviles normalmente solo obtienen acero de fuera de la Unión Europea en los casos en que no hay suficiente capacidad de producción en la UE para satisfacer la demanda de acero especializado, según recoge Europa Press. «Esto significa que la continuación del instrumento de salvaguardia con solo una expansión mínima de la cuota (para comprar en el exterior) no sirve a los intereses de la economía europea en su conjunto, y llega en un momento en el que los proveedores están luchando por obtener suficientes volúmenes de acero a tiempo», ha lamentado.

La directiva ha asegurado que esta medida seguirá ejerciendo presión sobre la cadena de suministro del automóvil, «poniendo en riesgo puestos de trabajo más allá de la industria automovilística». 

Escasez de microchips

A los problemas de suministro y el alto precio al que cotiza el acero se suma la crisis de los microchips, que ya ha obligado a gigantes del automóvil, como Stellantis, a paralizar de forma intermitente su planta de Vigo. Hoy mismo la factoría mantiene la producción suspendida. El sector acumula retrasos de seis meses en la entrega de vehículos y los expertos auguran que la escasez podría prolongarse hasta el segundo semestre del 2022. 

A los parones de la planta de Vigo, se sumó este fin de semana la de Volkswagen de Setúbal (Portugal) y hoy mismo la Hyundai de Alabama (Estados Unidos). Esta última suspenderá tres semanas la producción porque no le llegan los semiconductores.  

La preocupación por los derroteros que está tomando esta crisis -la escasez puede poner en aprietos a sectores estratégicos para la UE y EE.UU- ha hecho que el G7 se comprometa a elaborar un plan que garantice la autonomía y suministro de estas materias primas y componentes en los próximos años. 

La crisis de los microchips paraliza también la planta de Volkswagen en Setúbal

La Voz

Sigue el goteo de apagones en la industria del automóvil por la escasez de microchips. Esta vez al otro lado de la raia. La fábrica portuguesa de automóviles Autoeuropa, del grupo Volkswagen, suspenderá su producción del 18 al 27 de junio, al igual que hizo entre el 22 y el 28 de marzo pasados, indica Efe. La causa es la misma que ha empujado a Stellantis a parar las máquinas de su planta en Vigo, parones que se repetirán mañana día 13 y el unes 14 de junio: la «escasez de semiconductores» en el mercado internacional. La factoría gallega, la más productiva de España, ha diseñado un nuevo calendario de producción con suspensiones de la actividad en el turno de noche del miércoles 23 de junio y en el turno de día el 24 y estudia la posibilidad de parar el día 30 de junio. Acumula ya un déficit de 70.000 vehículos de todas las marcas que fabrica (Peugeot, Citroën, Opel y Fiat). 

Seguir leyendo