Bruselas expedienta a Alemania por el cuestionamiento de su Constitucional a la compra de deuda del BCE en el 2015

La Voz

ECONOMÍA

Este procedimiento es la baza que tiene la Comisión Europea para poder tomar acciones legales contra un Estado miembro que considera que no está cumpliendo con las normas de la UE

09 jun 2021 . Actualizado a las 16:27 h.

La Comisión Europea anunció este miércoles la apertura de un expediente contra Alemania por la sentencia de su Tribunal Constitucional que cuestionó por desproporcionado el programa de compra de deuda pública lanzado por el Banco Central Europeo (BCE) en el 2015 a pesar de que había sido respaldado previamente por la Justicia europea. Las autoridades comunitarias han enviado a Berlín una carta de emplazamiento, el primer paso de un procedimiento de infracción por «violar los principios fundamentales de la UE», en particular los principios de «autonomía, prevalencia, efectividad y aplicación uniforme» de la legislación europea, también en relación con la «jurisdicción» del TUE.

El procedimiento de infracción es la baza que tiene Bruselas para poder tomar acciones legales contra un Estado miembro que considera que no está cumpliendo con las normas de la UE. Si en las primeras fases de contacto no llegan a un acuerdo, el Ejecutivo comunitario podría elevar el caso de nuevo al tribunal de Luxemburgo

El caso se remonta a mayo del año pasado, cuando el Tribunal Constitucional de Alemania dictaminó que el BCE entonces presidido por Mario Draghi había excedido sus atribuciones con la puesta en marcha en el 2015 del programa de compras de deuda pública. Los jueces del tribunal alemán consideraron también que el programa tiene un alcance desproporcionado.

Los jueces alemanes señalaron que las decisiones con respecto al programa PSPP del Consejo de Gobierno del BCE deben ser calificadas como «ultra vires», es decir, que sobrepasan las competencias de la institución «a pesar de que el TUE opinara lo contrario». En efecto, la Justicia europea había dictaminado en diciembre del 2018, a preguntas del mismo Constitucional alemán, que el programa no excede el mandato del BCE y no incumple la prohibición de financiación monetaria recogida en la legislación comunitaria.

Por ello, Bruselas considera que el Tribunal Constitucional alemán «privó a una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE de sus consecuencias legales en Alemania, violando el principio de prevalencia de la legislación de la UE», lo que justifica la apertura del expediente. «La Comisión considera que el fallo del Tribunal Constitucional constituye un grave precedente» tanto para la actividad futura tanto del propio organismo judicial alemán como de otros altos tribunales de los Estados miembros.