Alfonso Paz-Andrade viajaba sin cinturón de seguridad cuando sufrió el accidente mortal

m. torres / j. lamas VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

M. MORALEJO

La empresa gallega reconoce su labor como impulsor del sector pesquero, durante su despedida

09 jun 2021 . Actualizado a las 18:51 h.

La repentina muerte de Alfonso Paz-Andrade, miembro de una de las sagas empresariales de más raigambre en Galicia, ha conmocionado especialmente a Vigo, su ciudad. A la inesperada pérdida de este visionario que sí consiguió ser profeta en su tierra, se le suman las trágicas circunstancias de su muerte. Será la autopsia la que determine si falleció como consecuencia del accidente de tráfico que sufrió el lunes o si le sobrevino alguna indisposición antes de que su vehículo chocara contra el muro de una casa en Gondomar. Conducía uno de sus coches favoritos, pero las características del clásico Triumph TR6 de cincuenta años, descapotable y sin airbag, que pilotaba no eran las más deseables como protección en caso de siniestro. El resultado del accidente quizás hubiera sido el mismo si la autopsia revela que falleció de manera natural antes del impacto, pero la investigación, confirma la Guardia Civil, revela que Paz-Andrade no hacía uso del cinturón de seguridad en el momento del siniestro. Los bomberos del GES de O Val Miñor tuvieron que excarcelar a la víctima sacando la puerta del conductor ya que el habitáculo, de por sí pequeño, quedó aún más reducido al chocar el muro. Fue el «estruendo» que escucharon los lugareños el que les hizo salir rápidamente de sus casas para intentar auxiliarlo.

Reconocimiento de la empresa gallega

Colectivos empresariales, asociaciones y distintas personalidades mostraron ayer su pesar por la muerte de Alfonso Paz-Andrade en accidente de tráfico el pasado lunes. Escuetos pero intensos, se sucedieron los mensajes de despedida y condolencia a su familia desde que se conoció el fallecimiento de uno de los grandes impulsores de la modernización del sector pesquero en Galicia. Pese a los problemas judiciales que vivió en su última etapa y que le llevaron al banquillo, se ha producido un reconocimiento a su labor al frente de la histórica Pescanova y de otras compañías en las que dejó su sello.

Uno de los primeros en mostrar su pesar fueron los miembros de su antigua empresa, en la que fue consejero delegado. «Las 10.000 personas del Grupo Nueva Pescanova expresamos nuestro más sentido pésame a los familiares, allegados y amigos de Alfonso Paz-Andrade, a Industrias Pesqueras y a Ibercisa. Su extraordinaria labor al frente de Pescanova contribuyó a convertirla en la empresa que somos hoy», comunicaba la empresa de la que fue consejero durante tres décadas.

«Trajo la visión del sector pesquero a Vigo. Como amigo es algo tremendo y una tristísima pérdida», trasladó el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Juan Manuel Vieites. Con un escueto pésame también lo recordó la asociación de empresas del naval Aclunaga y con un cariñoso y emotivo «adiós patrón» le despidió la redacción de la revista Ipac.Acuicultura, que dirigió desde el año 1987.

Menos prolíficos fueron los mensajes de políticos. El secretario de los socialistas gallegos también quiso compartir en Twitter su recuerdo personal. «Sentido pésame polo falecemento de Alfonso Paz-Andrade, quen durante varias décadas foi referente e impulsor significado das industrias pesqueiras galegas e gran coñecedor do sector mar-industria», señaló Gonzalo Caballero. El exalcalde de Ourense, el popular Jesús Vázquez Abad, destacó sus cualidades personales y se despidió con un «ata sempre».

Además de su trayectoria en la pesca, también se destacó su faceta como dinamizador del mundo cultural. Alfonso Paz-Andrade fue, en palabras de Carlos Núñez, un puente para la puesta en valor de la cultura atlántica y de la vinculación de Irlanda y el Reino Unido con Galicia. «Tuvo mucha influencia en algunos grandes festivales del mundo celta porque mantuvo un gran vínculo con los sectores culturales irlandeses y norteamericanos», señala el padre del músico vigués.

La herencia galleguista de su padre Valentín estuvo presente a lo largo de toda su vida. No en vano, desde pequeño conoció en casa a muchos de los grandes nombres de la cultura gallega del siglo XX. Quizá por ello fue uno de los impulsores del Museo do Pobo Galego y era miembro del plenario del Consello da Cultura Galega. El mundo empresarial y el cultural tuvieron uno de sus vínculos en la vida de Paz-Andrade a través de la revista Industrias Pesqueras.

Alfonso Paz-Andrade, en el 2009,  durante una entrevista concedida a La Voz de Galicia

Alfonso Paz-Andrade, un intelectual que hizo cultura de la industria del mar

M. Sío Dopeso

Alfonso Paz-Andrade (Vigo,1940 - Gondomar, 2021) perdió la vida cerca de la casa de Peitieiros, su paraíso particular, convertido en refugio voluntario durante el último año de pandemia. Allí se sentía a salvo, paradojas de la existencia. Su inseparable sombrero de paja seguía aún horas después del fatal accidente sobre el asiento de su destrozado coche descapotable.

La noticia de la muerte del empresario y galleguista conmocionó a primera hora de esta tarde a los trabajadores de Ibercisa, la industria de componentes navales que presidía. También en Industrias Pesqueras, la publicación que dirigía, y cuya próxima junta general de accionistas tenía previsto presidir el próximo 24 de junio. Empresarios del sector pesquero, políticos, amigos... nadie daba crédito. Porque superado el mal trago de la acusación, juicio y posterior condena (no firme) por su implicación en la quiebra de Pescanova, en el año 2013, que lo llevó a abandonar voluntariamente todos los cargos públicos representativos que ostentaba (y no eran pocos), a sumirse en una profunda tristeza por el fuerte impacto reputacional hacia su persona, Paz Andrade había pasado página, confiado en que el éxito de los recursos presentados en la Audiencia Nacional acabaran eximiéndole de toda culpa.

Seguir leyendo