Ideas gallegas y sostenibles que asombran al mundo

Gladys Vázquez REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Emilio Froján, de Velca; el equipo de Tickephant; Cristina Vázquez, de Teimas; Alejo Calatayud, de Revertia y Manuel Calvo, de Unayta
Emilio Froján, de Velca; el equipo de Tickephant; Cristina Vázquez, de Teimas; Alejo Calatayud, de Revertia y Manuel Calvo, de Unayta

El emprendimiento empresarial y el rendimiento económico no están reñidos con la defensa del medio ambiente. Ellos lo han conseguido

05 jun 2021 . Actualizado a las 08:59 h.

Sus ideas no encajaban con el concepto de rendimiento económico clásico, pero ellos no tenían dudas. Estos gallegos trabajan en el mundo de la movilidad eléctrica, la gestión de residuos o a la reducción en el uso de papel. Para ellos, sostenible siempre fue una cuestión de presente.

Velca, la reina de las motos

Con experiencia en el mundo de la movilidad sostenible en Europa, Emilio Froján y su equipo han asentado a Velca como el referente de las motos eléctricas en España. Hace poco levantaban una ronda de capital de 750.000 en tiempo récord. «Hemos lanzado un cuarto modelo que producimos totalmente en España. El chasis, la pata de cabra y el caballete vienen de Galicia». A esto le han sumado sus proyecto de expansión. «Estamos en 17 puntos de venta en España», dice Froján, natural de Caldas, sobre una empresa que sigue triunfando con la venta online. Velca le pone al usuario la moto en casa. «Hemos firmado un acuerdo con un proveedor en Portugal para lanzar las motos allí en junio. También estamos homologando los vehículos en Estados Unidos». Sus motos van de los 2.500 a los 5.200 euros. «La última moto ya alcanza los 94 kilómetros por hora y tiene una autonomía de cien». Desde abril son además la marca líder en matriculación de ciclomotores eléctricos. «Estamos vendiendo en torno a 25 motos al mes». Todo esto cuando se cumple un año desde que comenzaron las ventas. Velca ha puesto ya en la calle 270 vehículos. «Queremos crear la máxima industria posible en España. Producimos tres modelos en China, pero ya tenemos el centro de ensamblaje aquí». Sus modelos, con batería extraíble que se puede cargar en cualquier enchufe, conquistan a clientes, de entre 35 y 45 años que viven en las ciudades. «Y no solo eso, Galicia es una de las comunidades donde más vendemos. Desde el 2016 al 2020, el número de matriculaciones de motos eléctricas ha aumentado un 790 %». Ahora ultiman una nueva ronda de inversión: 2,1 millones para seguir la expansión y lanzar otro modelo español. Una ronda que arrancaba el 28 de mayo y en la que sumaban casi 1,3 millones en solo ocho horas. «No descartamos trasladar el centro productivo a Galicia», explica Froján, feliz después de que Velca fuese reconocida hace solo unos días durante la LaconNetwork, la gran feria de las startups gallegas. Y es que el panel de inversores seleccionó a esta joven empresa como una de las ganadoras.

Revertia, nueva vida a los aparatos

Revertia cumple 11 años con cifras imponentes en la reutilización y revalorización de recursos. En el 2020 gestionaron 650 toneladas de residuos, un 32 % más que el año anterior, en un momento en el que aumentó la reutilización de dispositivos informáticos y electrónicos, que representan el 35 % de su volumen. «Podemos destacar que se han ahorrado 835 toneladas de emisiones de CO2, que es el equivalente al consumo energético de 123 hogares al año», explica Alejo Catalayud. Lo suyo son los ordenadores o las tablets, pero ven ya nuevos caminos. «Estamos estudiando la viabilidad de nuevas categorías de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Hemos lanzado Reverse, con el que ofrecemos una gestión integral de todos los residuos que genera una organización aplicando el modelo de residuo cero». Ellos ven cada día cómo todo esto ya es considerado por las empresas un «asunto estratégico» y que «las pymes no pueden permanecer ajenas»: «la transición hacia una economía verde y baja en carbono es el último camino viable y sostenible, no solo para recuperarnos de esta crisis, sino para nuestra propia supervivencia como especie», dicen desde Revertia, que sabe lo que es formar parte de importantes proyectos europeos y nacionales. «Muchos de los dispositivos que nos llegan han durado muy poco en manos de su primer propietario y todavía tienen una vida útil más larga», aseguran.