Los empresarios rechazan pagar hasta el 55 % de las cuotas de empleados en ERTE

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

XOAN CARLOS GIL

Repudian la última oferta de Escrivá para prorrogarlos hasta septiembre

26 may 2021 . Actualizado a las 09:14 h.

Faltan solo seis días para que expiren los actuales ERTE y ni empresarios ni sindicatos están satisfechos con los planes trazados por el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, para prorrogarlos hasta septiembre.

No fue el calendario, sino la resistencia de empresarios y trabajadores a transitar en los próximos meses sin salvavidas lo que hizo naufragar la última oferta del Gobierno, presentada en la noche del lunes tras ver fracasar una hoja de ruta anterior. La CEOE acordó este martes en plena reunión del Consejo de Ministros rechazar la propuesta, como hicieron finalmente los sindicatos. La vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, calificó de «inaceptable» hacer una propuesta de exoneraciones «a última hora».

¿Por qué ha generado tanto rechazo la oferta? No han sido solo las formas, también el fondo porque se fija una desconexión gradual de los ERTE que los agentes sociales no creen que sea asumible ya que obligaría a las empresas de los sectores ultraprotegidos de menos y más de 50 trabajadores a pagar el 45 % y el 55 % de las cotizaciones de los trabajadores que todavía estuvieran en ERTE en el mes de septiembre, cuando ahora solo abonan el 15 % y el 25 % respectivamente.

Escrivá opta por cercenar las exoneraciones a los trabajadores en ERTE y aumentar las mismas a las empresas que decidan reincorporar empleados a la actividad, premiándolas con un 90 % de exenciones en los meses de junio y julio y del 85 % en agosto y septiembre para negocios de menos de 50 trabajadores; y del 80 % al 75 % para las que tengan plantillas de más de 50 empleados. «Es una filosofía equivocada, no vale cambiar las reglas en mitad de la partida», se quejó ayer el presidente de Cepyme, Gerardo Cueva.

Pero para el Ejecutivo de Pedro Sánchez tiene todo el sentido: «Estamos en una situación radicalmente distinta. Ya no tenemos estado de alarma. Hay una mayor apertura de toda la actividad económica y hemos recuperado la afiliación previa», recordó este martes la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, antes de señalar que la reincorporación de los trabajadores en ERTE es la prioridad. Todavía hay 598.610 que no han podido volver a sus puestos de trabajo (24.850 de ellos en Galicia).

A pesar de los deseos del Gobierno de retirar la ayuda asistida, lo cierto es que hay sectores atemorizados por los ERTE menguantes, como el de las aerolíneas, que solo esperan recuperar el 60 % de los vuelos que venían operando antes de la pandemia, apunta Colpisa. Para los empresarios no se trata de ofrecer más o menos exoneraciones a quienes reincorporen trabajadores sino de acompañar a las empresas y empleados hasta que el escenario económico sea más robusto. De lo contrario, será como saltar al vacío sin paracaídas. La propia Comisión Europea ha advertido en varias ocasiones del riesgo de interrumpir la recuperación y provocar daños estructurales a largo plazo si las ayudas se retiran antes de tiempo.

Acuerdo antes del viernes

La cuenta atrás sigue corriendo. Fuentes gubernamentales aseguran que siguen negociando contra reloj para llegar a un acuerdo antes del viernes, lo que les obligaría a convocar un Consejo de Ministros extraordinario. Montero se mostró confiada y descartó cualquier acción unilateral por parte del Gobierno en caso de no llegar a un punto de encuentro: «No contemplo la posibilidad de que no haya un acuerdo en el marco del diálogo social», expresó ayer la portavoz. 

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi

Garamendi: «La negociación para prorrogar los ERTE no es un mercado»

LA VOZ

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha advertido este lunes al Gobierno de que la negociación para prorrogar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta después del verano «no es un mercado» y que lo que hay que hacer es extender el decreto que los regula como está.

«Es incomprensible que se nos estén presentando ofertas y no ofertas, esto no es un mercado. Es una negociación seria», ha criticado Garamendi en declaraciones a la prensa antes de participar en un acto sobre formación en la Casa de América, en el que también han tomado parte los representantes de CC.OO. y UGT.

Seguir leyendo