Stellantis blinda la provisión de componentes electrónicos para sus coches con una nueva filial

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

PASCAL ROSSIGNOL | Reuters

Crea una sociedad participada al 50 % con el fabricante de móviles taiwanés Foxconn que tendrá sede en los Países Bajos

19 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Antes de ser Stellantis, el constructor PSA, con la factoría de Vigo al frente, fue uno de los grupos de automoción pionero en el desarrollo del vehículo autónomo. En el año 2015, un C4 Picasso robotizado, fabricado en la planta gallega de PSA y equipado con ingeniería del CTAG (Centro Tecnológico de Automoción de Galicia) culminó un hito inédito en España y en Europa hasta entonces al viajar en modo autónomo, sin manos al volante, desde Vigo al centro de Madrid.

Desde entonces, la multinacional francesa ha seguido avanzando en el desarrollo de este tipo de vehículos, con la mirada puesta en el 2030, cuando el presidente de Stellantis, Carlos Tavares, sitúa la penetración de estos coches inteligentes en el mercado. 

Y como parte de esa hoja de ruta, ayer Stellantis dio un paso definitivo para desarrollar la tecnología de telecomunicaciones que incorporarán sus coches conectados, al firmar una asociación estratégica con el grupo taiwanesa Foxconn, que es el mayor fabricante del mundo de componentes electrónicos.