La Autoridad Fiscal carga contra la inconcreción del plan de recuperación del Gobierno

Ana Balseiro
A. BALSEIRO MADRID / LA VOZ

ECONOMÍA

M.FERNÁNDEZ. POOL

Eleva hasta el 3,5 % la previsión de déficit público para el 2024 frente al 3,2 % del Ejecutivo

11 may 2021 . Actualizado a las 12:48 h.

Jarro de agua fría al Gobierno por el plan de recuperación, transformación y resiliencia (PRTR) que acaba de remitir a Bruselas. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha criticado con dureza el mismo, tras constatar la falta de concreción de las medidas y el impacto que estas tendrán en el crecimiento del PIB y en el incremento de la recaudación, Así lo ha señalado este martes la presidenta del organismo, Cristina Herrero, tras comparar el documento español con los presentados por otros países vecinos (Alemania, Francia, Italia, Portugal y Reino Unido), siendo los de Alemania y el Reino Unido los más detallados.

De hecho, Herrero señaló que todos, con la única excepción de Italia, han alargado el horizonte temporal del programa de estabilidad -la UE impone el período 2021-2024- para permitir un encaje mayor de la planificación de las reformas y las previsiones macroeconómicas. Asimismo, indicó que en la mayor parte de los países la consolidación fiscal se inicia en el 2022 o el 2023 y que, a excepción de Portugal, el resto incorporan las medidas anunciadas en sus planes de recuperación y de reformas, con mayor o menor grado de concreción, «aunque solo sean objetivos de política fiscal», algo que no hace el Ejecutivo español.

Durante la presentación del informe de la Autoridad Fiscal sobre la actualización del programa de estabilidad para el período 2021-2024, Herrero lo ha considerado «insuficiente», además de discrepar igualmente sobre el déficit público con el que se cerrará el período. La AIReF lo eleva hasta el 3,5 % del PIB, tres décimas por encima del cálculo del Ejecutivo, mientras que el endeudamiento estará en torno al 112,4 %, lo que supone un importante factor de vulnerabilidad para la economía española frente a crisis futuras o, por ejemplo, la subida de los tipos.

«La estrategia fiscal del plan de estabilidad es incompleta. Aunque la AIReF reconoce que es un punto de partida en la planificación fiscal que veníamos pidiendo, no se puede considerar completa», señaló Herrero, criticando que el Gobierno ni siquiera haya integrado el impacto que tendrán en el período las medidas fiscales que ya se han aprobado, para «poder medir las posibles desviaciones» que se produzcan sobre el déficit y la deuda». «Los agentes económicos deben saber cuáles son las reglas de juego. Es un compromiso fiscal y presupuestario que es dinámico, y se puede revisar año a año. Precisamente por la incertidumbre existente es más importante que nunca tener esa estrategia, ese objetivo de política fiscal», añadió.

La Autoridad Fiscal considera, en cualquier caso, que el escenario macroeconómico estimado por el Gobierno es realizable a corto y medio plazo, siempre que la pandemia remita a nivel global y se ejecute «en plazo y con la calidad suficiente el plan de recuperación previsto». Así, estima que las inversiones y el gasto asociados al PRTR podrían tener un impacto en el crecimiento del 1,5 % este año, del 2,5 % en el 2022 y del 1,6 % en el 2023.