La tensión crece en el metal de Vigo y la firma del convenio queda en el aire

Luis Carlos Llera Llorente
Luis Carlos Llera VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

En Vigo se produjeron dos movilizaciones ante Freire y ante Asime
En Vigo se produjeron dos movilizaciones ante Freire y ante Asime Óscar Vázquez

Convocan una huelga parcial mientras las protestas se suceden

04 may 2021 . Actualizado a las 22:58 h.

Tras un Primero de Mayo polémico en Vigo, donde hubo contramanifestación de una plataforma de 200 obreros contra los tres grandes sindicatos, la crispación se ha acentuado en el sector del metal, que se encamina hacia la huelga. Una más. El preacuerdo de convenio para la provincia de Pontevedra al que habían llegado Comisiones Obreras y UGT con la patronal Asime sigue sin firmarse, quince días después. Y no tiene fecha. En el sector daban por hecho que la firma sería ayer en la sede de la Asociación de Industrias Metalúrgicas y allí se convocó una de las protestas sindicales que se celebraron este martes en Vigo.

«Se veñen a asinar o convenio, rebentámolo», arengó a unas 150 personas (50, según la Policía Nacional) Xulio Fernández, responsable de la CIG Industria, que busca que haya una renegociación del convenio, aunque las conversaciones ya terminaron. La protesta de ayer anticipa otras y se prevé una escalada en el conflicto. Para el día 12 ha convocado una huelga de media jornada en el sector, que pondrá a prueba su capacidad de movilización. La central nacionalista ha recrudecido sus acciones después de que en el Primero de Mayo un grupo de trabajadores del metal que se dicen independientes de sindicatos y siglas también los acusasen a ellos de permitir que se llegase a un preacuerdo del convenio. Este colectivo señaló las dos marchas sindicales: la de Comisiones y UGT, y la nacionalista. La CUT celebró otra manifestación que no recibió esos reproches.

Las quejas por el nuevo convenio se derivan de los agravios comparativos que los trabajadores ven entre los sueldos de la ría de Ferrol y la de Vigo. Entre las dos suman 270 empresas y 9.500 empleados, pero en el norte pagan mejor, según los trabajadores, que dicen que existe una diferencia de más de 700 euros entre lo que recibe un empleado de plantilla y un eventual cada mes. Consideran que el preacuerdo del nuevo convenio de Pontevedra les resta 90 euros al mes, que es la indemnización que reciben los eventuales.

Xulio Fernández insiste en que el plus de eventualidad de 90 euros mensuales que se abona ahora al término de cada mes fue «unha conquista» y no quieren renunciar a ella porque no se fían de que las compañías paguen ese plus al final del contrato. Y es que, argumentan, «moitas empresas obrigan a asinar aos traballadores a renuncia á indemnización se queren seguir con outros contratos».

Este plus fue el principal motivo de discusión durante el año y medio que han durado las negociaciones entre los sindicatos y Asime, Instalectra y Atra, las tres patronales que representan a más de 2.000 empresas (que emplean a 20.000 trabajadores de la provincia de Pontevedra). CC.OO. y UGT sostienen que se pagará todo al final e incluso más que si se divide mes a mes.

Ayer también hubo protestas a las puertas del astillero Freire a la hora del bocadillo, con la movilización de la plataforma de eventuales. El astillero considera que las movilizaciones están perjudicando la imagen del centro de empleo más activo que hay entre los astilleros de la ría de Vigo (ya que tiene trabajo para dos años con la construcción de un crucero de lujo). «No queremos perjudicar a este astillero porque están dado mucho trabajo y va a dar más», matiza un destacado miembro de la plataforma del naval.

De momento, las protestas no han generado disturbios. La Policía Nacional acudió a proteger la sede de Asime y envió a tres vehículos, uno de ellos situado en el interior. Sin embargo no hizo falta ninguna intervención. Las verjas permanecieron abiertas y los delegados sindicales corearon consignas como «Convenio do metal, terrorismo patronal».

CC.OO. y UGT defienden que los trabajadores cobrarán un 2,25 % más este año

En Comisiones Obreras insisten en que los trabajadores no van a perder ingresos con el nuevo convenio colectivo, sino que incluso este año se aumentará el salario el 2,25 %, con una subida total del 4 % durante todos los años de vigencia del convenio, que abarca del 2020 al 2022. Además, al obtener la indemnización al final del contrato esta es más cuantiosa porque incluye más pluses. «Vamos a vigilar para que nadie deje de recibirla y denunciaremos a las empresas que no la paguen», subrayan desde CC.OO. y UGT, que defienden el preacuerdo porque creen que resulta beneficioso para los trabajadores.

Ambos sindicatos admiten que se podrían haber conseguido más mejoras, pero que las que se han logrado son propias de un ambiente de recesión por la pandemia. El sector ha sufrido una fuerte caída en el último año y todavía no ha iniciado la recuperación, más bien ha sufrido nuevo embates como la crisis de los microchips.

En la CIG, el secretario comarcal Alberto Gonçalves, volvió a arengar a los delegados recordando los tiempos en que las manifestaciones de la central acababan con la quema de contenedores. «Gracias a que queimamos os contedores conseguimos melloras», dijo el secretario comarcal del sindicato nacionalista.

Los empresarios evitaron la huelga general del metal gracias al preacuerdo con las centrales mayoritarias y ahora tendrán que lidiar con un paro parcial de cuatro horas en cada turno de trabajo.