Las grandes fortunas gallegas se siguen encomendando al ladrillo

Buscan edificios en zonas céntricas para rehabilitar y vender


Redacción / La Voz

En España, el capital se mantiene aferrado al ladrillo. Ni la pandemia ha conseguido cambiar el apetito inversor que las grandes fortunas del país tienen por el mercado inmobiliario, un sector que, alejados los fantasmas del pasado, resiste con fuerza a pesar de las vacas flacas que ha traído el coronavirus. Son muchos los factores que siguen empujando a los grandes patrimonios hacia este mercado. En primer lugar, la cultura financiera que prima entre estos inversores, que tienden a tener un carácter más conservador y tradicional cuando la cuestión atañe al dinero. «La preocupación que tiene actualmente nuestro cliente nacional, y aquí también incluimos a los gallegos, es básicamente defender la posible inflación y mantener su capital», explica Luis Touriño, director regional en Galicia de Andbank, banco especializado en gestión de patrimonios. Tampoco ayuda a cambiar la tradición inversora el contexto que atraviesa la renta fija, anclada en un escenario de tipos bajos.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Las grandes fortunas gallegas se siguen encomendando al ladrillo