Abanca asume unas pérdidas de 21,2 millones entre enero y marzo por Pescanova y el Dépor

Según el informe de revisión de cuentas remitido a la CNMV


vigo / la voz

Nueva Pescanova y el Real Club Deportivo de La Coruña son dos sociedades participadas y controladas por Abanca con una clara hoja de ruta de desinversión en la que avanza la entidad que preside Juan Carlos Escotet.

Así lo confirma el banco en el informe de revisión limitada de las cuentas correspondientes al primer trimestre del 2021, remitido ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, en el que revela que el grupo pesquero gallego deparó a la entidad 18,8 millones de pérdidas hasta el 31 de marzo de este año, cantidad a la que se suman los 2,4 millones de euros en negativo correspondientes al Deportivo en este mismo período.

Dice Abanca que, tras cerrar el pasado febrero la reestructuración de Nueva Pescanova, con la capitalización de 542 millones de la deuda concursal y situarse con el 97 % del capital del grupo pesquero, el siguiente paso será la desinversión. «La operación se formalizó para poner en valor la compañía mediante un plan de reestructuración y en un plazo no muy largo dar entrada a un socio industrial que tome una participación mayoritaria, por lo que los administradores del grupo han elaborado un plan para su venta efectiva», afirma el banco en sus cuentas trimestrales.

En el mismo documento, la entidad recuerda el proceso de adquisición mayoritaria del Deportivo, llevada a cabo en julio del 2020, que convirtió a Abanca en dueño del 76,9 % del club de fútbol. Y al igual que con Nueva Pescanova, explica que « la operación se formalizó con el objetivo de participar en la reestructuración y la gestión de la sociedad, poniéndola en valor en el menor plazo posible, y establecer un plan de venta para dar entrada a nuevos socios y recuperar la inversión realizada.

A este respecto, el presidente del Deportivo, Antonio Couceiro, explicó recientemente que el escenario de venta de la entidad está planteado para el momento en el que el club ascienda de categoría, lo que permitiría revalorizar la compañía y rentabilizar la inversión realizada.

Por su parte, Nueva Pescanova confía en revertir su actual situación, tras cerrar el 2020 con 39 millones de pérdidas (dos menos que en el 2019) y anotar una caída de facturación del 14 %, hasta los 905 millones de euros (1.057 millones en el 2019), un resultado que la compañía ha atribuido al fuerte impacto de los cierres de la hostelería sobre sus ventas durante los meses de confinamiento y restricciones. «Esta situación revertirá en el 2021», afirmó el grupo pesquero en la reciente presentación de sus resultados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Abanca asume unas pérdidas de 21,2 millones entre enero y marzo por Pescanova y el Dépor