BBVA vuelve a niveles precovid y gana 1.210 millones entre enero y marzo

Redacción LA VOZ

ECONOMÍA

Isabel Infantes

La entidad justifica el ERE por la caída a la mitad de las operaciones en oficinas: «Teníamos que reaccionar»

30 abr 2021 . Actualizado a las 11:48 h.

El Grupo BBVA obtuvo un beneficio de 1.210 millones de euros entre enero y marzo, frente a las pérdidas de 1.792 millones de euros del primer trimestre del 2020 (números rojos provocados entonces por un saneamiento masivo ante la pandemia, tanto por el mayor esfuerzo en dotaciones como por el deterioro del fondo de comercio de Estados Unidos). El resultado de este trimestre, una cifra en el entorno de los resultados trimestrales previos a la pandemia, se ha visto impulsado por la positiva evolución de los ingresos recurrentes y por las menores provisiones.

En España, la entidad registró un resultado atribuido de 381 millones, frente a unas pérdidas de 130 millones en el primer trimestre del 2020. La tasa de mora y la de cobertura se mantuvieron prácticamente estables con respecto al cierre del ejercicio anterior, y se situaron en el 4,4 % y el 66 %, respectivamente.

Gracias a estos resultados, BBVA ha mejorado su posición de capital, que la entidad planea emplear para crecer de forma rentable y ser más eficiente en sus principales mercados, así como para incrementar la remuneración a sus accionistas, informa Europa Press.

Recompra de acciones

La intención de BBVA es reanudar en este 2021 su política de dividendos consistente en una distribución entre los accionistas de entre el 35 y el 40 % del beneficio, una vez que se levanten las restricciones del Banco Central Europeo. Asimismo, los accionistas de BBVA han respaldado la posibilidad de amortizar hasta el 10 % del capital social de la entidad, equivalente a 667 millones de acciones, con el objetivo de poder implementar una recompra relevante de títulos.

«En el primer trimestre de 2021 hemos obtenido unos resultados positivos en un entorno que sigue siendo muy desafiante. Además, somos uno de los bancos más sólidos y mejor capitalizados de Europa. La venta de nuestra filial en Estados Unidos nos aporta una gran opcionalidad estratégica para crear valor. Además, en un contexto de profunda transformación de nuestro sector, hemos seguido avanzando en áreas clave de nuestra estrategia como son la sostenibilidad y la transformación digital», ha resaltado el consejero delegado de BBVA, Onur Genç.

El margen de intereses alcanzó 3.451 millones de euros en el primer trimestre de 2021, un 2,3 % menos que en el mismo período del año anterior, debido al desfavorable entorno de tipos de interés. Las comisiones netas, por su parte, mostraron fortaleza en el período en las principales áreas de negocio, con un crecimiento interanual del 10 %, hasta 1.133 millones de euros.

Los gastos de explotación se incrementaron un 1,8 % respecto al primer trimestre del año anterior, hasta 2.304 millones de euros, un crecimiento que se encuentra, según la entidad, significativamente por debajo de la inflación media de los países en los que BBVA está presente.

La tasa de mora, estabilizada

En relación a los indicadores de riesgo, la tasa de mora y la de cobertura se mantuvieron prácticamente estables con respecto a diciembre y cerraron el trimestre en el 4,3 y el 81 %, respectivamente. 

En cuanto a balance y actividad, la cifra bruta de préstamos y anticipos a la clientela se mantuvo prácticamente estable con respecto al cierre del 2020, y se situó en 322.866 millones a 31 de marzo. Los recursos de clientes descendieron un 1,7%, hasta 437.979 millones, debido a la caída de los depósitos a la clientela (-3,4 %), si bien los recursos fuera de balance, principalmente fondos de inversión y de pensiones, se incrementaron un 3,9 %.

Ajuste de empleo

El consejero delegado de BBVA, Onur Genç, ha explicado que el expediente de regulación de empleo (ERE) que la entidad ejecutará este año se produce en un contexto en el que las transacciones en las oficinas del banco han caído a la mitad en los últimos dos años, lo que ha requerido «una reacción» por parte del banco.

Durante la presentación a analistas de los resultados del primer trimestre, el directivo ha señalado que BBVA está en un proceso de negociación con los sindicatos, por lo que no ha podido desvelar más detalles del ajuste, que por el momento afectará a 3.448 empleados.

Genç ha aprovechado para dar explicaciones sobre los motivos del ERE, un proceso «complicado y doloroso en muchas dimensiones» pero que tiene lugar en un escenario en el que las transacciones en oficinas han caído un 50 % en pocos meses. «En dos años se ha reducido una parte del negocio a la mitad, eso es algo que requiere una reacción y es lo que estamos haciendo con estos planes de eficiencia», ha explicado.