Yolanda Díaz insiste en que el Gobierno «está trabajando para mitigar» el ERE de Caixabank

A. B. MADRID / LA VOZ

ECONOMÍA

Rober Solsona

El debate de limitar los sueldos de los ejecutivos del sector gana fuerza

23 abr 2021 . Actualizado a las 15:51 h.

La sangría de empleo anunciada esta semana por Caixabank y BBVA, que, sumada al ERE que Santander está ejecutando, eleva a casi 19.000 los despidos en el sector financiero, preocupa al Gobierno. Desde que el martes se conociera que el ajuste de Caixabank pasa por adelgazar en más de 8.000 trabajadores su plantilla, el Ejecutivo ha ido endureciendo su discurso, con la vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, a la cabeza, que puso sobre la mesa las abultadas retribuciones de los ejecutivos de un sector en dificultades evidentes. Este viernes ha sido la vicepresidenta tercera y titular de la cartera de Trabajo, Yolanda Díaz, la que ha verbalizado la «preocupación» e «incomprensión» los expedientes de regulación de empleo (ERE) recién anunciado, además de asegurar que «el Gobierno está trabajando para mitigar» el impacto, en concreto, del planteado por Caixabank.

En una entrevista en la SER, Díaz ha recordado que, ya en septiembre cuando se anunció la fusión de Caixabank y Bankia, advirtió que «era previsible que fuera a producirse un ajuste en el empleo y que las entidades financieras se jugaban su reputación».

CaixaBank anunció este martes que tras su fusión con Bankia prevé llevar a cabo el que será el mayor ERE de la historia de la banca española, con 8.291 despidos, el 18,7 % del total de empleados en España, y el cierre de 1.534 oficinas, el 27 % de la red. A esto se suma el anuncio del BBVA del despido colectivo de 3.800 empleados en España, el 16,3 % de una plantilla de unos 23.300 trabajadores, además del cierre de 530 oficinas, el 22,5 % de su red.

«Desde luego, el Gobierno tiene una participación en CaixaBank -del 16,1 % a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB)-, no en el BBVA, y me consta que está trabajando para mitigar lo que esta pasando. Es incomprensible», ha dicho Díaz.

Aunque las entidades financieras no se han acogido a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y, por lo tanto, no han recibido dinero público ni están sujetas a una cláusula de mantenimiento del empleo, «no es comprensible que en una crisis de estas características se esté acudiendo a este mecanismo». Su argumento se alinea con el esgrimido la víspera por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, que afeó a las entidades financieras que, después de haber recibido un ingente apoyo público desde la pasada crisis, ahora opten por los despidos en lugar de explorar otras fórmulas más flexibles y menos traumáticas, por lo que les pidió que reflexionaran.

Los despidos y el cierre de sucursales, además, conllevan «otros riesgos que afectan a los consumidores» -indicó hoy Díaz- ya que «la desaparición de oficinas bancarias, en términos democráticos, supone muchas cosas, sobre todo con poblaciones mayores».

La ministra ha resaltado la colaboración de las entidades financieras en plena crisis, por ejemplo, adelantando a primeros de mes el pago de las prestaciones de los ERTE, con lo que demostraron estar «a la altura de las circunstancias», pero ha añadido que plantear despidos colectivos «no es asumible por la sociedad en este momento».

Limitar el sueldo de los ejecutivos, un debate «de mucho interés»

Respecto a la propuesta de Nadia Calviño de revisar los sueldos de los altos responsables de la banca, Díaz ha señalado que se trata de un debate «de mucho interés» porque las cifras son «muy llamativas».

«Ojalá tuviéramos que dejar de hablar de salarios mínimos y poner la mirada en esos salarios que a veces es que no sabemos ni decir la cifra de lo que perciben al día los responsables de las entidades financieras», ha sostenido la ministra.