La nueva factura eléctrica obliga a reprogramar los 27 millones de contadores de la luz

Las distribuidoras deben readaptar todos los aparatos digitales


redacción / la voz

El 1 de junio entrará en vigor un cambio radical en la factura de la luz que pagan los consumidores acogidos a la tarifa regulada por el Gobierno, esto es, casi once millones de hogares y pequeños negocios. Estos clientes no tendrán que hacer nada para que les afecte la reforma, pues se aplicará de forma automática. Las que sí se están poniendo las pilas son las compañías comercializadoras de electricidad habilitadas para prestar el servicio en el mercado regulado -son las cinco grandes más dos pequeñas de Ceuta y Melilla-, así como las empresas distribuidoras. Las primeras son las que suscriben el contrato de suministro con el cliente y las que facturan el servicio; mientras que las segundas son las responsables de gestionar la toma de datos de consumo a través de los contadores para enviárselos a las primeras, entre otras funciones.

En Galicia, Naturgy, la antigua Gas Natural Fenosa, es la principal tanto comercializadora como distribuidora. Fuentes del grupo explican que el nuevo modo de facturar la electricidad les está obligando a llevar a cabo distintas tareas. La más ardua será para la distribuidora, pues deberá llevar a cabo la reprogramación de todos y cada uno de los once millones de contadores de otros tantos consumidores afectados. Esto se hará a partir del 1 de mayo. Como los aparatos que miden el consumo de luz son digitales casi al 100 %, este trabajo se hará de forma telemática, pero si algún equipo da fallo tendrá que desplazarse un técnico hasta la vivienda o negocio, avisan desde Naturgy. La misión de las comercializadoras será remitir en las próximas semanas cartas informativas a sus clientes en las que deberán detallar los cambios que se avecinan en el modo de facturar y también que el modelo de recibo físico será también otro.

Fuentes de Naturgy precisaron que ya están preparando los cambios, puesto que la nueva normativa iba a entrar en vigor en enero, aunque se retrasó hasta junio porque no daba tiempo a adaptar todos los sistemas.

La remodelación afecta directamente a la tarifa en mercado regulado porque es la que se rige por normas dictadas desde el Ministerio para la Transición Ecológica. Sin embargo, los otros 16 millones de consumidores que están en el mercado libre, aunque se mueven con reglas propias, pactadas entre la compañía y el cliente, también se verán afectados por los cambios. Así que la reprogramación alcanzará a los 27 millones de contadores de la luz.

Y es que la principal reforma que se esconde tras la nueva regulación del ministerio, y también de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), afecta al modo de calcular los peajes y cargos que todos los consumidores (estén en mercado libre o regulado) pagan en la factura de la luz para sufragar costes del sistema eléctrico. Entre estos se encuentran los de transporte y distribución (peajes) y otros como las primas a las renovables (cargos). 

Bombardeo de ofertas

El coste de la energía consumida es en lo que difiere un mercado de otro. En el regulado se aplica el precio que arroje el mercado diario de electricidad, sin descuentos ni ofertas posibles; en el libre, el que pacte la comercializadora con el cliente.

La CNMC no le quita ojo a ese último segmento, en el que el consumidor es, en realidad, más vulnarable, pues recibe un bombardeo de ofertas, precios y modalidades diferentes entre las que tiene que elegir. Todos los expertos, y organismos públicos, señalan, sin duda, a la tarifa regulada como más segura y ventajosa económicamente.

El consumo, mejor de noche o sábados, domingos y festivos

Los cambios que entrarán en vigor el 1 de junio consisten en la implantación de la discriminación horaria para todos los abonados en el mercado regulado. En el libre será opcional. Esa una modalidad que ya existe en la actualidad, aunque se modificarán los períodos horarios en los que la luz costará diferente. Habrá tres tramos. El más barato, el valle, comprenderá entre las doce de la noche y las ocho de la mañana de los días laborables. Además serán valle todas las horas de sábados, domingos y festivos nacionales. El intermedio se denominará llano y el precio será algo más elevado. Abarcará de ocho a diez de la mañana; de dos del mediodía a seis de la tarde; y de diez a doce de la noche. El más caro será el punta: de 10 a 14 horas y de 18 a 22.

Otra gran novedad será que se podrá disfrutar de dos potencias contratadas al día distintas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

La nueva factura eléctrica obliga a reprogramar los 27 millones de contadores de la luz