Comprar un coche electrificado tendrá la mayor ayuda de la historia en España: 7.000 euros

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

GRUPO PSA

El nuevo plan Moves contempla además una bonificación extra de hasta 9.000 euros para vehículos comerciales enchufables

10 abr 2021 . Actualizado a las 14:21 h.

Si le gustan los coches eléctricos pero le parecen caros, aquí está el empujón que estaba esperando. Desde este sábado, el cliente que se acerque a comprar uno de estos vehículos notará que las ayudas a la compra, hasta ahora de 5.500 euros, han aumentado, concretamente un 27 %. El Gobierno ofrece ahora una bonificación máxima de 7.000 euros en la adquisición de un modelo electrificado, y hasta 1.300 euros para la matriculación de una motocicleta enchufable. Es requisito necesario la entrega de un vehículo con más de siete años de antigüedad para su achatarramiento. Porque en el caso de no depositar un coche adquirido antes del 2014, la subvención máxima se reduce a unos 4.500 euros para los turismos.

Estos incentivos beneficiarán a los consumidores en general. Pero, en particular, serán los compradores de una furgoneta eléctrica los que podrán beneficiarse de una mayor subvención: hasta 9.000 euros si se achatarra un vehículo antiguo o bien hasta 7.000 si no se incluye en la operación la entrega para achatarrar de un vehículo antiguo. Y además, los trabajadores autónomos como los conductores de taxis y VTC (vehículos de transporte con conductor, como Uber o Cabify) podrán optar a cuantías mayores para renovar las flotas destinadas a la actividad laboral, «con la intención de ayudar a un sector clave de la economía española y favorecer la sustitución de vehículos que realizan un elevado número de kilómetros».

Así lo afirma el documento que contiene las bases de la tercera edición del Plan Moves de incentivos a la electrificación del parque de vehículos en España que este viernes presentó Teresa Ribera, vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica. La dotación presupuestaria de este paquete de ayudas es de 400 millones de euros, ampliables a 800 millones y estará vigente hasta el 2023. Parece mucho dinero, sobre todo teniendo en cuenta que el Plan Renove para achatarrar vehículos de más de diez años que finalizó en diciembre se cerró con más de 200 millones sin ejecutar de los 250 habilitados, debido al desplome del mercado del automóvil, que acumula ya más de un año en recesión.