Juan Carlos Escotet ante los Fondos Europeos de Recuperación: «Toca rehacer el plan de vuelo»

Reyes Maroto invita a Galicia a presentar un «proyecto viable» para la fábrica de baterías y Feijoo pide una competición «sana» en el foro de Asime en A Coruña

foro

A Coruña / La Voz

De un contexto coyuntural muy malo, se puede construir un cambio estructural positivo. Este es el espíritu del primer Foro Industrial de Fondos Europeos de Recuperación que organiza en A Coruña Asime, la Asociación de Industrias del Metal y Tecnologías Asociadas de Galicia. El plan histórico con el que la Unión Europea quiere ayudar a sus socios a salir de la crisis económica y social en la que ha derivado la pandemia es una oportunidad única para España. Después de Italia, el segundo país al que se destinará más financiación, un total de 140.000 millones de euros, 72.000 de ellos no reembolsables, es decir, ayudas directas. 

Pero, para optar a estas líneas de ayudas y de crédito dentro de los conocidos como fondos Next Generation UE, el tiempo apremia. En abril, el Gobierno estatal deberá presentar su plan definitivo a Bruselas, con los proyectos que, aspira, sean aprobados por la Comisión Europea. Por eso, el 2021 es un año clave. Todas las iniciativas han de estar adjudicadas a diciembre del 2023 y ejecutadas a diciembre del 2026. 

next

¿Cómo movilizar a la industria gallega para captar esos fondos y estar preparada con proyectos punteros para las convocatorias que se irán publicando? El evento de Asime reúne en Palexco a empresarios como Juan Carlos Ramos, Socio PwC Galicia; Beatriz Mato, directora de Desarrollo Corporativo, Sostenibilidad y Comunicación de Greenalia; Constantino Fernández, presidente de Altia, o Manuel Ángel Pose, director general del Grupo Aluman. Por la parte política e institucional, están Reyes Maroto, la ministra de Industria, Comercio y Turismo (que participa vía telemática); Alberto Núñez Feijoo, el presidente de la Xunta; Antonio Garamendi, presidente de la CEOE (también por vía telemática desde Madrid); Juan Carlos Escotet Rodríguez, presidente de Abanca, o Justo Sierra, presidente de Asime. 

«¿Dónde está la ventanilla a la que puedo acudir?», es una de las cuestiones que se preguntan ahora mismo los empresarios gallegos. La financiación es un reto en sí para acceder a esta línea de ayudas y de créditos, ya que la Unión Europea exigirá inversiones reales a la hora de asegurar su colaboración. 

En este proceso de resiliencia ha tocado «rehacer el plan de vuelo», expuso en Palexco Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca. «El primer factor que quiero destacar, es el de la mentalidad necesaria para afrontar la recuperación. Las ayudas y programas de recuperación son, y así han sido diseñados, inversiones para construir futuro», subrayó Escotet, porque «la recuperación no debe ser para alcanzar el punto donde estábamos hace un año, sino para dar un salto a una mejor posición». 

Esta es «la hora de la responsabilidad de personas y organizaciones», añadió, y también defendió que este es el momento del diálogo, frente al «malestar, la crispación, la polarización social y política». Y, entre lo factores clave para la gestión de los Fondos Europeos de Recuperación, además de la visión a largo plazo, el trabajo conjunto de empresas e instituciones y la necesidad de adaptación, recordó que se pueden olvidar los retos existentes antes de la pandemia como el cambio climático, la cuarta revolución industrial o la demografía. Los objetivos fijados en la Agenda 2030, «que siguen ahí».

Desde el ámbito de la empresa, Antonio Garamendi, el presidente de la CEOE, destacó por videoconferencia desde Madrid la importancia de hablar de industria y de llegar al objetivo del 20% del PIB industrial: «Porque en los territorios donde se supera ese porcentaje, el paro es menor, hay un empleo de mayor calidad y una mayor prosperidad. La industria es fundamental, es motor de la economía. Por ello, desde CEOE hemos creado la oficina técnica de fondos europeos a través de la cual hemos detectado 21 proyectos transformadores para la recuperación de España».

La puja por la fábrica de baterías

Reyes Maroto, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, también desde videoconferencia, participó en el foro nada más terminar el Consejo de Ministros del viernes en Madrid. «Desde el Gobierno, vamos a trabajar para posicionar y potenciar la competitividad de industrias ya tractoras como el metal, automoción, aeronáutica, farmacéutica, o renovables, a la vez que contribuimos a desarrollar nuevas cadenas de valorar ligadas a la transición energética, como son la movilidad eléctrica o hidrógeno verde, donde Galicia tiene una gran capacidad y empresas tractoras».

La ministra también destacó que el Gobierno está comprometido con la reindustrialización de España, con gran peso también en Galicia: «Uno de cada cuatro euros movilizados a las emisiones indirectas de CO2 ha ido a la industria electrointensiva gallega, vamos a potenciar las fragatas 110 en Navantia Ferrol y garantías por 60 millones de euros en el sector naval, a la vez que estamos apostando proyectos de renovables como eólica marina y el impulso a industrias como la defensa, acabamos de cerrar un contrato importante con Urovesa».

Sobre un proyecto en particular vinculado al automóvil eléctrico, Maroto dijo así: «Vamos a montar la primera fábrica de baterías en España. Es un proyecto tractor y transformador, especialmente en Galicia, que cuenta con un clúster que agrupa a todo el sector. Os invito a que presentéis un proyecto viable para que la fábrica de baterías se sitúe en Galicia».

Competencia «sana»

Desde la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, su presidente, detalló: «Hemos puesto en marcha un comité de expertos con empresas tractoras, hemos disminuido la carga burocrática con compromiso firme, y hemos identificado 108 proyectos por 10.000 millones de euros, de los que ya tenemos presentado el 40% a las manifestaciones de interés de los ministerios. Estos abordan áreas tractoras como la fabricación de fibras textiles a partir de madera certificada, el impulso a la economía circular, la instalación de 1.000 megavatios entre solar, eólica e hidrógeno verde, la logística sostenible, y la potenciación de la automoción o la aeronáutica, donde tenemos un nicho importante en el área de los drones».

A respecto del naval, Feijoo destacó que «no estamos en un buen momento, necesitamos carga de trabajo en el sector público hasta que lleguen fragatas 110, hay que modernizar Navantia Ferrol con el dique seco y construir un buque de unos 110 millones de euros para la Armada». Feijoo insistió también en la «concurrencia competitiva» en una «competencia sana» para la adjudicación de fondos europeos, con «proyectos sólidos y no políticamente correctos». Por último, destacó la necesidad de una transición energética pausada y pensada, no «abrupta», para no impactar al empleo. «Meirama, As Pontes, Alcoa, Ence… son empresas fundamentales para la economía que necesitan una salida, no improvisar cierres sin alternativa».

 Los fondos del plan europeo

Bruselas analizará con lupa los proyectos antes de decidirse a financiarlos. Es decir, el dinero reservado para el país no tiene por qué venir sí o sí. Desde enero y hasta el 30 de abril el Gobierno central puede presentar sus iniciativas. Las remitidas desde Galicia por la Xunta, que ha creado una comisión que integra a todas las consellerías e incluye a un comité de expertos, tendrán que pasar primero la criba de Moncloa.

El Fondo de Recuperación de la UE cuenta con 750.000 millones de euros de los que 390.000 se darán en ayudas directas. El resto, en créditos. ¿De dónde salen? De la emisión de deuda. Por otro lado, los presupuestos plurianuales 2021-2027aprobados este jueves, superadas las reticencias de Polonia y Hungría, reservan 1,1 billón de euros para afrontar la pandemia. A mayores, hay el programa de crédito SURE, del que España dispondrá de 21.300 millones para pagar los ERTE. Del fondo, a nuestro país le tocan 140.000 de los 750.000 millones totales, 72.700 en transferencias y 67.300 millones en créditos. Equivalen al 11,2 % del PIB español del 2019. El 70 % tienen que estar asignados entre el 2021 y el 2022. El resto, en el 2023. Los pagos pueden ser hasta el 2016, cuando tiene que estar todo gastado. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Juan Carlos Escotet ante los Fondos Europeos de Recuperación: «Toca rehacer el plan de vuelo»