El Banco Central Europeo aumenta el ritmo de compra de deuda

Su presidenta, Christine Lagarde, teme un endurecimiento de las condiciones para financiar la economía


Redacción / La Voz

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado que seguirá adelante con el programa de compra de deuda de emergencia vinculado a la pandemia (PEPP) -dotado de 1,8 billones de euros, de los que 878.568 millones ya se han consumido-,  hasta que haga falta. Además aumentará el ritmo de adquisición a lo largo del segundo trimestre del año (abril, mayo y junio) para evitar que el endurecimiento del crédito y las condiciones de financiación dificulten la recuperación de las economías del euro. 

El BCE seguirá ejerciendo su rol de guardián hasta finales de marzo del 2022, vigilante ante posibles subidas de las primas de riesgo en los mercados. No obstante, las dificultades económicas que seguirán al fin de la emergencia sanitaria han hecho que el organismo, comandado por la francesa Christine Lagarde, estudie la posibilidad de extender el programa sine die, «hasta que se considere que la crisis del coronavirus se ha acabado».

Lagarde ha admitido que el aumento de los tipos en el mercado desde que arrancó el 2021 puede llegar a suponer un riesgo para la financiación de Estados y familias si siguen aumentando antes de que se afiance la recuperación. «Esto no es deseable en un momento en el que sigue siendo necesario mantener unas condiciones de financiación favorables para reducir la incertidumbre y reforzar la confianza, apuntalando así la actividad económica y salvaguardando la estabilidad de precios a medio plazo», ha asegurado. 

Por el momento, el Consejo de Gobierno espera desplegar con más rapidez el dinero bajo el paraguas del PEPP «a lo largo del próximo trimestre» y lo hará «a un ritmo significativamente más alto que el de los primeros meses de este año». Su maniobra coincide con las llamadas de Bruselas a los Gobiernos para mantener abiertas las líneas de apoyo y liquidez a la economía. Una retirada temprana podría desatar una ola quiebras e impagos

Fráncfort atisba curvas, por eso considera que, para lograr que la política monetaria se transmita a la economía, quizá sea necesario «recalibrar el sobre para mantener unas condiciones financieras favorables que ayuden a contener el impacto negativo del shock pandémico a la senda de la inflación».

El supervisor europeo seguirá reinvirtiendo los intereses de la deuda en más compras bajo el programa PEPP hasta finales del 2023 -un programa con más flexibilidad en las claves de compra por países- y mantendrá inalterado el volumen de adquisición de deuda del APP en los 20.000 millones de euros mensuales. 

Los tipos de interés seguirán como hasta ahora. Para los depósitos se mantiene en el -0,50 % y el tipo marginal del crédito en el 0,25 %.

El BCE bombeó 64.400 millones de euros hacia España durante la pandemia

Su intervención ha mantenido la rentabilidad del bono español a raya en los mercados

El Banco Central Europeo (BCE) destinó 64.417 millones de euros a España desde que arrancó la pandemia, según apunta Europa Press.

Desde el mes de marzo, el organismo adquirió hasta 46.111 millones de euros en deuda española a través de su programa de compras de emergencia (PEPP). El volumen equivale al 12,9 % de los 356.837 millones de euros invertidos por el BCE en deuda de países de la eurozona. Aunque la cifra rebasa la clave de reparto asignada a España (11,9 %), Fráncfort también tuvo que bombear otros 18.306 millones a través de su grifo ordinario, el PSPP. En lo que va de año, el volumen neto invertido por el instituto emisor asciende a los 66.624 millones de euros. El vicepresidente de la institución, Luis de Guindos, calcula que para finales del 2020, el BCE habrá adquirido 120.000 millones de euros de deuda española.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Banco Central Europeo aumenta el ritmo de compra de deuda