Montero trata de acallar las voces del Gobierno que reclaman un plan de rescate más potente

Cristina Porteiro
c. porteiro REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

J.J. Guillén

El Ejecutivo también aplaza al viernes la luz verde a otra moratoria concursal

09 mar 2021 . Actualizado a las 19:35 h.

Discrepancias, tensión y ciertas dosis de juego sucio. Son los tres ingredientes principales de la negociación que está en curso dentro del Gobierno para alumbrar el plan de rescate de 11.000 millones de euros para pymes y autónomos, anunciado por el presidente Pedro Sánchez hace una semana. Ni Podemos ni las facciones dentro del partido socialista se ponen de acuerdo sobre el volumen de ayudas directas que deberán inyectar a las empresas o el modo de canalizarlas. Y eso se traduce en tensión. Tanta que la aprobación del plan y la prórroga para la moratoria concursal se han aplazado al viernes, dejando espacio para discutir la hoja de ruta original, trazada por la vicepresidenta de Economía, Nadia Calviño, y la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

Muchos compañeros -de Ejecutivo y de partido- discrepan de la propuesta por considerar que se queda corta y que puede generar problemas de competencia, si finalmente el dinero se transfiere a las comunidades autónomas. Sin ir más lejos, Podemos exige que las ayudas directas no se queden en algo testimonial (entre 2.000 y 5.000 millones de euros) sino que se aumenten a los 8.000 millones. Montero negó este martes cualquier discrepancia, intentando acallar a los disconformes, y lo achacó a la existencia de «voces interesadas» dentro del Gobierno. ¿Por qué tanto retraso entonces? «Por cuestiones técnicas», aseguran, sin detallarlas.

Mucho más cristalino es el enfado de los propietarios de pequeños negocios afectados por cierres, restricciones y por la dramática caída de las ventas. Siguen esperando la asistencia pública para no quebrar. Al menos 130.000 pymes al borde del concurso de acreedores se están hundiendo tras un año de pandemia, que se ha cebado con los comercios y la hostelería.