El ritmo de vacunación condicionará el nivel de recuperación económica

En Galicia juega a su favor el peso de la agricultura y el empleo


redacción / la voz

Los expertos de Banco Santander ya lo habían anticipado al término del confinamiento más drástico de hace un año, cuando la pandemia golpeó con fuerza a la sociedad española: la economía se recuperará en cinco o seis trimestres. Era junio del 2020. Han transcurrido casi nueve meses desde entonces y el balance de estos técnicos se reafirma con la certeza de que la vacunación intensificará el ritmo de crecimiento para volver a alcanzar los niveles de producto interior bruto (PIB) que tenía España antes de la crisis sanitaria. Los argumentos del nuevo ciclo que experimentará la economía española y gallega fueron esgrimidos en el Foro de Mercados Santander, organizado por La Voz de Galicia y Banco Santander, que sirvió de escaparate virtual para evaluar lo que ha ocurrido en estos meses, el impacto de la crisis y los indicadores que anticipan cuándo se alcanzarán los niveles prepandemia.

Beatriz Tejero, analista sénior para el Área de Mercados de Santander España, recordó que al principio de la pandemia, se intentó comparar el escenario de desaceleración con otros episodios de crisis más recientes, como el 2001 y el 2008. Pero los efectos del covid-19 sobre la economía ya no se podían medir bajo los mismos parámetros que en otras crisis. «Esta impactaba de forma diferente, más acelerada porque hay cortes en los suministros, entramos en un modelo de on-off a causa de los cierres perimetrales, que hacen perder las tendencias». Circunstancias que han cambiado incluso los modelos de análisis: «Nos hemos tenido que acostumbrar a hacer seguimientos con frecuencias mucho más cortas, incluso cálculos por semanas. Las caídas del PIB son tan abruptas que las subidas dejan ya de tener sentido. Queda vigilar cuándo se recuperan los niveles precrisis».

Tejero valoró las medidas de política fiscal emprendidas porque, dijo, contribuyeron a mantener las rentas de familias y liquidez en las empresas; así como las políticas monetarias y presupuestarias europeas, que permitirán, insistió, apuntalar la economía cuando llegue la recuperación plena. Un escenario que se producirá cuando la mayoría de la población esté vacunada. Porque la analista confirma que solo con el antídoto se superará esta crisis. Trazó tres escenarios que condicionarán la velocidad del crecimiento. Si «la vacunación fuese muy rápida, llegaríamos en el cuarto trimestre del 2021 a los niveles de PIB de cierre del 2019» pero Tejero cree que, en el caso de España, no se alcanzará hasta principios del 2022.

Sobre Galicia, la experta del Santander, sostuvo que el hecho de que el sector servicios no pese tanto en su PIB le ha favorecido, al igual que el potencial de la agricultura. En materia de empleo, la comunidad «lo genera más rápido que el resto de España», confirmó.

Víctor Menéndez: «Hemos dispuesto 100.000 millones para empresas y autónomos en España»

Para regresar a los niveles de riqueza previos a la pandemia debe trabajarse de forma coordinada porque «fomentando la colaboración público-privada le daremos pronto la vuelta a esta grave crisis», declaró Víctor Menéndez, director territorial en Galicia de Banco Santander. Señaló que «el reto al que nos enfrentamos es el más trascendental de las últimas décadas, por eso es imprescindible aunar esfuerzos y altas dosis de responsabilidad para evitar un mayor deterioro de nuestro tejido empresarial y de la economía».

Puso de manifiesto la aportación que Banco Santander ha hecho para ayudar a recuperar el crecimiento en España desde que se originó la pandemia. Con cifras. La entidad financiera ha dispuesto «100.000 millones de euros en financiación a empresas, pymes y autónomos. En Galicia, se ha financiado a empresas con 6.300 millones en esta crisis, de los que 1.500 corresponden a préstamos avalados por el ICO, lo que supone una cuota de mercado del 27 %». Respecto a las familias gallegas, Banco Santander «ha llevado a cabo moratorias en más de 11.500 préstamos hipotecarios y de consumo», detalló Menéndez.

En otro momento de su intervención aludió a las plataformas y herramientas digitales que el banco ha puesto durante este tiempo a disposición de los clientes, que han servido de apoyo y lo seguirá haciendo «para lo que sea necesario».

Entornos de tipos bajos, una oportunidad para cubrir deuda

Las soluciones financieras a los riesgos de balance, de divisa y de liquidez fueron los temas que abordó En­rique Tiestos, responsable C&CB Sales Galicia. En un contexto de tipos de interés negativo, expuso la importancia que tiene saber el coste de la deu­da. Presentó soluciones tanto para aquellos clientes que deseen convertir su deuda a tipo de interés fijo, como para aquellos que quieran mantenerla a tipo de interés variable, pero con protección ante un escenario alcista de tipos de interés.

Tiestos aludió a la plataforma de San­tander, a disposición de los clientes en la web de la entidad, que les permite la autonomía suficien­te para realizar ope­raciones en divisas.

En el caso del dólar, se presentaron alternativas de cobertura que podrían permitir niveles de compra que, durante los últimos años, en muy pocas ocasiones se han podido lograr. También, se expuso un ejemplo del real brasileño, divisa que ha sufrido fuertes depreciaciones, ofreciendo soluciones para cubrir el riesgo tanto para aportaciones de capital como para el riesgo del balance de las filiales.

Por último, en la gestión de la liquidez apostó por ofrecer alternativas de inversión diferentes con estructuras adaptadas para cada cliente.

Los estímulos fiscales y financieros que ayudarán al crecimiento

Una de las medidas más eficaces que han tomado las autoridades monetarias para dar impulso a la economía en un entorno tan dramático han sido los estímulos fiscales y financieros. «La coordinación entre los bancos centrales y la política fiscal ha sido determinante para mantener los tipos bajos», sostuvo Gerardo Puerta, director de Research Asset Allocation de Santander España, porque se hizo «para generar renta para los consumidores y liquidez para las empresas. A ello se une la política monetaria, con la que se intentó generar liquidez para los Gobiernos evitando generar tensión en los mercados». No fue como en el 2008. Ni en EE. UU., ni en Europa. La Reserva Federal compró el equivalente a dos tercios de toda la financiación que necesitó el Tesoro americano y el Banco Central Europeo (BCE) adquirió bonos de Gobiernos por importe equivalente a la totalidad de las emisiones de deuda para que los países afrontaran mejor la crisis, explicó Puerta.

También abordó las buenas perspectivas para el consumo. El que vendrá será el llamado «consumo de venganza: como no hemos consumido tanto estos meses y ha habido apoyos en forma de renta, el ahorro para afrontar la reapertura de las economías es muy grande. En EE. UU. el dinero acumulado en exceso ronda el 130 % del consumo de un mes. En Europa es menos, pero va a permitir financiar muy bien los primeros meses de consumo», describió.

Gerardo Puerta hizo un repaso sobre el comportamiento de los mercados y casi todos los activos se han ido recuperando a niveles previos a la crisis sanitaria. «El mercado financiero ya no mira a la pandemia», aseguró.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El ritmo de vacunación condicionará el nivel de recuperación económica