El Corte Inglés buscará la voluntariedad y ofrecerá buenas condiciones para las 3.000 bajas

La empresa asegura que con su plan de reorganización busca mantener su viabilidad «en un mercado cambiante» tras el crecimiento de la venta «online»


Redacción

El Corte Inglés se reunió con los sindicatos este sábado para desvelarles los detalles del plan de bajas que anunció el viernes. La compañía aseguró a los representantes de los trabajadores que el proceso de reorganización de la empresa se llevará a cabo con un plan voluntario de bajas que afectará a 3.000 trabajadores, más de un 4 % de la plantilla. Quiso resaltar la firma que este plan se realizará «con el máximo diálogo y buscando medidas positivas» como las «buenas condiciones económicas».

La compañía ha indicado que «su plan de reorganización futuro debe buscar la viabilidad de la compañía, su posicionamiento en un mercado cambiante, la reordenación del mundo del retail y su nueva dimensión tras el impacto de la venta online», según informó la comisión sindical en un comunicado tras reunirse con la empresa. La próxima semana se constituirá en acto formal la comisión negociadora y posteriormente esta comisión iniciará las negociaciones con la empresa para acompasar las medidas, haciéndolas «lo más atractivas posibles a la plantilla».

Este momento de reorganización y ajuste de la plantilla viene tras el cierre de Linares y la reorganización de Guadalajara, así como de las noticias de más centros afectados por cierre, que ha provocado una «avalancha de inquietud» en la plantilla, según aseguraron los sindicatos.

Ante esto, CC.OO., Fasga, Fetico y UGT sentenciaron que su posición frente a la empresa va a ser «clara y contundente» buscando unas condiciones de salida de plantilla por encima de limites legales y con posibilidades de adscripción voluntaria desde cualquier punto de España, de tal forma que ese ajuste de plantilla no se realice «de forma traumática sino armonizada con los intereses de las personas».

El plan voluntario de bajas diseñado por El Corte Inglés afectará a un máximo de 3.000 empleados, de los cuales 2.500 serán trabajadores de los centros comerciales y 500 pertenecientes a los servicios corporativos, lo que supone más de un 4 % de la plantilla, integrada por unos 63.000 trabajadores (2.500 de ellos situados en la comunidad de Galicia).

La compañía ya se acogió en marzo del 2020 a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor para un total de 25.900 empleados, tras decretar el Gobierno el estado de alarma para frenar la expansión del coronavirus. Este ERTE afectó por tanto a casi el 29 % de la plantilla total del grupo, que asciende algo más de 90.000 empleados. Así, se vieron afectados 22.000 trabajadores de los grandes almacenes de El Corte Inglés, 2.000 empleados de la cadena de moda Sfera y 1.900 empleados de Viajes El Corte Inglés.

Tras decretarse el estado de alarma en España para frenar la expansión del coronavirus, el grupo El Corte Inglés se ha visto obligado a cerrar todos sus centros en España, dejando únicamente operativas todas sus áreas de alimentación y productos de primera necesidad.

El Corte Inglés regresó al resultado bruto de explotación (Ebitda) positivo en el segundo trimestre de su ejercicio fiscal (entre el 1 de junio y el 31 de agosto), hasta situarse en 64 millones de euros gracias a la reapertura de tiendas y a la venta online, que registró un alza del 124 % en este trimestre. La cifra de negocio consolidada durante este periodo se situó en 2.817 millones, con un beneficio bruto de 811 millones de euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Corte Inglés buscará la voluntariedad y ofrecerá buenas condiciones para las 3.000 bajas