Galicia, Canarias y Andalucía se rifan un parque eólico flotante de Iberdrola

La eléctrica invertirá mil millones en su primer proyecto marino en España

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán
B. Couce
Redacción

Iberdrola eligió el Martes de Carnaval para anunciar que maneja un proyecto para construir su primer parque eólico marino en España. Será flotante y analiza tres posibles ubicaciones: Galicia, Andalucía y Canarias. Son las tres comunidades con el viento de más calidad de la península, que se rifan una inversión de 1.000 millones, amén de una oportunidad de oro para tejer un entramado industrial de alto valor añadido ligado a la eólica off-shore. En ese sentido, Galicia tiene más opciones que sus contrincantes. Va por delante. La participación de los astilleros de Navantia en la ría de Ferrol en la construcción tanto de plataformas flotantes como de las estructuras que anclan los molinos al lecho marino (jackets) para parques en el resto de Europa —varios de la propia Iberdrola— le aportan un plus a la comunidad del que carecen las demás.

Según la eléctrica, ese nicho de negocio ha impulsado una base empresarial que ha convertido a España en el quinto país del mundo por número de fábricas en la cadena de suministro del sector eólico marino.

La instalación anunciada por la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán es, de momento, un proyecto, condicionado a la obtención de fondos europeos. Pero la empresa avanza que podría empezar a dibujarlo ya este mismo año, y que se convertiría «en polo de industrialización y empleo en el país» en el que se verían involucradas nueve comunidades. Detalla que el estudio, diseño e ingeniería podría iniciarse este 2021 y hasta su entrada en operación, prevista en el 2026, generaría más de 2.800 empleos anuales y requeriría la participación de 66 empresas y centros tecnológicos españoles, incluyendo 52 pymes.

Este primer parque, de 300 megavatios, forma parte de una cartera de hasta 2.000 megavatios eólicos marinos flotantes que la compañía ha identificado para las costas españolas.

Iberdrola opera cinco instalaciones en el Báltico, mar del Norte y mar de Irlanda. Es la quinta empresa que más megavatios eólicos marinos gestiona en Europa, pero fue la tercera que más megavatios instaló el año pasado, según datos de la patronal Wind Europe. Maneja proyectos en Estados Unidos y Francia, entre otros.

Solo dos flotantes en Europa

En todo el continente funcionan 116 parques. En España hay uno, en Canarias, de carácter experimental. Todos son anclados al lecho marino, salvo dos, que son flotantes: Kincardine (Escocia) y Windfloat Atlantic (Viana do Castelo, Portugal), este último parado desde hace unos días por una avería en el cable submarino que lo conecta con tierra firme para evacuar su producción.

La Consellería de Economía defiende, ante todo, que el Gobierno central establezca una planificación clara del posible desarrollo de la eólica marina en el país, antes de entrar en el análisis de un proyecto concreto. Además, insiste en la necesidad de conciliar todos los intereses, el de la industria energética, el paisajístico y el de otros sectores, como la pesca.

Manuel Pazo, presidente de la Asociación Eólica de Galicia, defiende que la inversión de Iberdrola se acometa en Galicia. «Es un proyecto súper ambicioso para cualquier comunidad», reseña, al mismo tiempo que incide en el impacto tan importante que tendría sobre un gran número de empresas del sector energético y la construcción naval.

La costa entre cabo Ortegal y Fisterra es la más idónea para estas instalaciones

B. Couce

Iberdrola confirmó hace meses que estaba analizando la costa gallega para la instalación de parques de eólica marina. La zona entre cabo Ortegal y Fisterra es la considerada más idónea. Aunque el Gobierno autónomo gallego rehúye pronunciarse, y apela a la búsqueda de un consenso para este tipo de energía —en clara alusión al posible choque de intereses con la pesca— varios departamentos del Ejecutivo de Núñez Feijoo tienen en sus despachos este proyecto desde hace meses. El que se ha posicionado abiertamente en defensa de que las costas gallegas sean el escenario elegido para la materialización de esta inversión es el secretario de la Federación de Industria de CC.OO. de Galicia, Víctor Ledo. «Es una oportunidad para la necesaria recuperación económica tras la pandemia», subrayó, al mismo tiempo que emplazó a las Administraciones, tanto central como autonómica, a que faciliten el desarrollo de la energía off-shore y a que exijan el componente local para la ejecución de los proyectos. El alcalde ferrolano, Ángel Mato, que promueve la creación en la comarca de un hub tecnológico de eólica marina, reclamó a la Xunta que haga una «apuesta decidida» por este sector. La instó a que establezca una interlocución firme con Iberdrola «para materializar esta inversión en nuestras costas». La patronal gallega del metal, Asime, ha mantenido una postura proactiva en los últimos años, reclamando que la comunidad no solo fabrique componentes, sino que también albergue un parque.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Galicia, Canarias y Andalucía se rifan un parque eólico flotante de Iberdrola