El fondo IFM formaliza la opa a Naturgy para entrar en la cúpula de sus accionistas principales

Redacción LA VOZ

ECONOMÍA

Cuartel general de Naturgy en Barcelona, aunque la sede oficial está en Madrid
Cuartel general de Naturgy en Barcelona, aunque la sede oficial está en Madrid NACHO DOCE

La gestora australiana solicita autorización a la CNMV para hacerse con el 23 % del grupo, que deberá ratificar el Gobierno

05 feb 2021 . Actualizado a las 19:52 h.

La gestora de fondos australiana IFM ha formalizado su oferta pública de adquisición (opa) voluntaria sobre Naturgy una semana y media después de anunciar que lo haría, y al día siguiente de que la eléctrica presentase los resultados del 2020, ejercicio que cerró con unas pérdidas de 347 millones.

La sociedad ha solicitado autorización a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para adquirir el 23 % de las acciones, una operación que tendrá que autorizar el Consejo de Ministros al tratarse de la entrada de capital foráneo en más del 10 % de la propiedad de una empresa española que opera en un sector estratégico para el país como es el energético.

Junto a la solicitud y el folleto con la opa, IFM ha presentado también la documentación que acredita la constitución de dos avales otorgados por BNP Paribas que suman 5.060 millones. Es la cantidad de dinero que está dispuesto a pagar por ese 23 %.

La presentación formal de la oferta pone en marcha el cronómetro. La CNMV dispone ahora de siete días para admitir a trámite la opa y de otros veinte días para aprobarla, aunque ese plazo se puede prolongar si el regulador solicita más documentación lo que pondría el contador a cero.

Al mismo tiempo, IFM deberá dirigirse al Gobierno, a través del Ministerio de Industria, para solicitar la autorización. El Ejecutivo cuenta con hasta seis meses para responder.

Trámites formales aparte, el quid de la cuestión es la postura de los accionistas actuales de Naturgy. Los fondos Rioja (CVC y familia March) y GIP, dueños del 40 % de la eléctrica, han alcanzado un pacto con el aspirante a entrar en el capital para no entorpecer la opa, pero, al mismo tiempo, no vender sus participaciones. La clave estará en lo que haga el principal accionista de Naturgy, que es Criteria (CaixaBank), con un 24 %. Aunque IFM, en declaraciones a varios medios, ha dejado claro que quiere compartir el poder con la fundación que preside Isidro Fainé. Por tanto, la operación estaría más dirigida hacia los pequeños accionistas: el 21,7 % está en manos de inversores institucionales; el 8 %, minoristas y el 4,1 % lo posee la argelina Sonatrach.

Fuera de España, el fondo australiano ha solicitado autorización también a la Comisión Federal de Competencia Económica de México por sus leyes contra la concentración —Naturgy opera en ese país—. Y avanza que también tendrá que tramitar permisos ante el Tesoro de Australia y la Comisión de Seguros de Luxemburgo porque la eléctrica española también tiene filiales en esos países.

Francisco Reynés, presidente de Naturgy

El Gobierno podrá vetar la irrupción de un tercer fondo foráneo en Naturgy

F. Fernández

La gestora de fondos y pensiones australiana IFM, a través de la sociedad luxemburguesa Global InfraCo, sorprendía al mercado este martes de buena mañana anunciando que preparaba una oferta pública de adquisición (opa) voluntaria para hacerse con el 23 % del capital del grupo energético español Naturgy. Y que, para garantizarse el éxito de la operación, estaba dispuesta a pagar a tocateja 5.000 millones por 220 millones de acciones, a razón de 23 euros cada una, esto es, casi un 20 % más que el precio al que cotizaban el lunes. Sin embargo, el interés de IFM hizo subir los títulos como la espuma, hasta superar los 22 euros.

Seguir leyendo